cortesía la afición
25 de abril de 2016 / 08:43 p.m.

Grace González denunció la agresión que sufrieron ella y su esposo el pasado sábado al terminar el juego del Santos Laguna, donde señala que como aficionada santista nunca imaginó el peligro que vivirían ella que tiene 6 meses de embarazo y su esposo que terminó descalabrado y siendo atendido en la Cruz Roja de Torreón.

La aficionada albiverde resaltó el hecho de que el ataque no fue perpetrado por integrantes de la porra como se ha manejado, también aficionados vestidos con la camisa del Tigres, actuaron en solitario, seguidos de otros espontáneos, cometiendo fechorías a los santistas sin ser detenidos.

"El sábado acudimos mi esposo y yo al juego del Santos, un aficionado de Tigres le arrojó una botella a mi esposo, en ese momento yo corrí, tengo seis meses de embarazo. De lejos ví como se le acercaron alrededor de 30 personas y lo golpearon".

Su esposo tuvo que ser atendido en la Cruz Roja, ya que fue suturado con cinco puntos en la parte posterior de la cabeza. Hasta el hospital acudieron elementos de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón para investigar los hechos.

Grace señala que ella narró lo ocurrido, luego de la golpiza que le propinaron a su esposo, los atacantes corrieron y se escondieron entre los carros.

También manifestó que los uniformados que se encontraban afuera del Estadio no intentaron detener a nadie.