JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ

25 de mayo de 2015 / 12:16 p.m.

Chepo de la Torre jugó a que no le hicieran gol y le llenaron la canasta. El técnico les pidió a sus jugadores que cuidaran el cero y se olvidó de atacar y cuando se acordó que tenía a De Nigris y a Reyna, ya necesitaba cuatro goles.

Caixinha es el coco del Rebaño, está invicto contra los rojiblancos y les propinó una goleada desnudando a un equipo corto y sin ambiciones. De la Torre salvó al equipo del descenso, pero falló en la estrategia para una semifinal donde no le hizo un gol en dos partidos a los laguneros.

Chivas 0, Santos 3.

Para llegar a la Final se necesitan goles. Era difícil meterse a la siguiente fase sin anotar y en tres tiempos, el equipo tapatío no logró hacerle daño al Santos. El Rebaño Sagrado apostó todo al cero y no logró bajar la cortina.

A diferencia de la semana pasada contra el Atlas, hoy Chivas no salió a matarse por hacer goles, cuidó el balón y cerró espacios, pero en una jugada que nació en un error de Israel Castro el Rebaño se vio abajo en el marcador.

Israel Castro buscó salir jugando con pelota dominada y la entregó a un rival que no desaprovechó el regalo. Los de la Laguna tomaron mal parada a la defensa rojiblanca y al minuto 37 Djaniny Tavares empujó el balón tras un centro del Avión Calderón.

Con el gol en contra, Chepo soltó al equipo y en dos minutos llegó con peligro dos veces.

Tiro libre de Marco Fabián que el portero mandó a tiro de esquina, a la siguiente jugada, Carlos Salcedo remató de cabeza y con una mano salvadora, Agustín Marchesín salvó a su conjunto. Para llegar a la Final, Chivas necesitaba goles y tenía sólo 45 minutos para lograrlo.

El segundo tiempo el Rebaño intentó atacar con todo, pero el daño ya estaba hecho. Entró Aldo de Nigris con el marcador en contra, pero el panorama se oscureció aún más, porque en una pelota detenida el Santos amplió la ventaja.

El chiverío no atacaba, no presionaba y esperaban hacer tres goles sin pisar siquiera el área de Marchesín.

Pero el desastre rojiblanco no acabó con el segundo gol. Luis Ernesto Michel, arquero del Rebaño estaba desconcentrado, fuera del partido y se comió un gol sumamente inocente. Néstor Calderón mandó un centro largo que fue tomando dirección de portería, Michel se encontraba adelantado, fue techado por el esférico y terminó chocando con el poste derecho.

Salvo el tiro libre de Fabián y el remate de Carlos Salcedo Chivas no le generaba peligro a los visitantes, parecía un entrenamiento de parte de los laguneros contra la Sub 17.

Chivas se va del torneo en medio de una goleada en su casa, sin meter las manos y sin hacerle un gol al Santos en 180 minutos.

La poca ambición del Chepo se reflejó en un partido donde Santos no metió más goles porque los laguneros dejaron de buscar el arco de Michel. La ilusión duró poco y Santos abusó de un equipo sin ideas, ni corazón.