CARLOS HERNÁNDEZ CASTREJÓN
22 de noviembre de 2017 / 11:44 a.m.

El presidente de Santos, Alejandro Irarragorri, admitió que el modelo del equipo no funcionó y por eso se recurre a jugadores con mayor experiencia.

"Se pusieron objetivos por puntos, a mí no me gusta eso, para mí el objetivo es mucho más profundo, partido a partido".

"Acepto que nuestro modelo no nos resultó, estaba basado en tres distintas etapas de jugadores, menores de 23, de 23 a 26 y 27 hacia arriba, nos basamos más en parte media y baja, con menos en la alta, creíamos que iba a genera desarrollo importante apoyados con fuerzas básicas".

"Pero nos damos cuenta que en parte deportiva no funcionó, por eso ahora generamos una columna vertebral donde algunos de los jugadores tendrán más de 27 y 28 años, con una madurez para lograr más desarrollo y equilibrio en el campo".

Luego, Alejandro manifestó su malestar por lo ocurrido.

"Cómo chingados no voy a estar enojado, si hemos tirado por el caño, dejado oportunidades valiosas, se ha perdido una cantidad de dinero, la institución, perdido la credibilidad de la afición, tenemos un entorno exterior bastante difícil".

Sin embargo, Iragarrori declaró que se encuentran más fuertes que nunca internamente, por lo que no siente miedo de cambiar la estructura de juego.

"Sí estoy de malas, veo Twitter y me ponen como el más malo de La Laguna, lo asumo, pero en cuestión de finanzas se paga todo, viajamos en charter. Sólo nos equivocamos, no supimos transmitir en un plantel la relevancia de ganar".

"Estoy de malas y no sirve de nada. Fuimos tibios este torneo, prueba de ello 20 empates, pero a veces prefiero perder que empatar, no es lo natural, pero ganamos un partido en casa este torneo, no es normal".

SR