Carlos Hernández Castrejón
29 de mayo de 2015 / 07:51 p.m.

Siendo la figura del partido de Ida de la Gran Final, Javier Orozco disfruta del momento luego de un torneo de altibajos, pero consciente de que faltan 90 minutos en los que Santos Laguna debe seguir haciendo su labor para conseguir el título del Clausura 2015.

Después de la llamada 'noche mágica' de Santos, el autor de cuatro tantos ante los Gallos Blancos de Querétaro expresó su alegría por todo lo que está pasando.

"Dios es muy grande, el que persevera alcanza, el no rendirse nunca, la verdad nunca hubiera pensado que no me saldrían las cosas y que me tocara anotar hasta la última jornada, el futbol es así, Dios es muy grande y aquí estamos", dijo el 'Chuletita' visiblemente emocionado.

No duda, sabe que sus cuatro goles son un reflejo de tu esfuerzo a lo largo del semestre, pero que esto todavía acaba.

"Nunca rendirse es vital en este ámbito del futbol, míranos ahora, disfrutamos de lo hecho esa noche nada más, pero ya estamos pensando en el partido del domingo", agregó.

Javier indicó que sin lugar a dudas fue la mejor noche de su carrera, "algo muy soñado, algo muy padre, así somos los delanteros, somos de rachas, me tocó marcar hasta la última jornada en Liga y ahora marcar cuatro goles en la Final, es el esfuerzo de todos mis compañeros, todos pasamos por lo mismo y a seguir adelante".

Pero advirtió que pensar que todo está hecho es un error, porque a pesar de que tienen una ventaja bastante amplia, la Final no está definida.

"Todavía no se define nada, creo que ellos también están muy experimentados en esto, tienen un gran estratega, la verdad debemos estar más concentrados que hoy para conseguir el título", expuso el delantero, quien a lo largo del torneo pasó por momentos complicados, sobre todo con la falta de gol que, incluso, lo llevaron a la banca.

Ahora está muy metido en lo que viene y no duda que Santos saldrá a buscar más, porque ese es el instinto del equipo, cuya hambre de títulos ha quedado de manifiesto después de levantarse e ir contra todo pronóstico.

Ahora, el mensaje que dirige a la afición es que disfrute de todo esto y que continúe brindando todo ese respaldo que ha sido clave en todo esto que están construyendo.

"Queremos que nos sigan apoyando, que sigan disfrutando de esto, si se gana el título con la ayuda de Dios también es parte de ellos", expresó Orozco.

Javier trabajó de forma ligera la mañana de este viernes con el resto de los jugadores que fueron titulares y se reporta listo para la segunda parte de esta Gran Final.