GUILLERMO GONZÁLEZ | @WILLIEMTY
29 de marzo de 2016 / 09:14 a.m.

Guillermo González, en su columna de hoy de El Minuto 90, criticó el hecho que los aficionados del Santos Laguna no asistan al estadio. Aquí su opinión completa:

No comprendo aún por qué los aficionados del Santos Laguna han abandonado a su equipo. No lo comprendo. Alejandro Irarragorri se ha esforzado en hacerles uno de los mejores tres estadios para futbol de todo México, yo considero al TSM junto al de Chivas y el de Rayados como lo mejor de este país.

Hace unas semanas estuve ahí, en el juego contra Monterrey. El trato de sus dirigentes es de primer nivel. Manuel Portilla, Alberto Canedo, Roberto Fernández nos hicieron sentir en casa. El área de prensa, extraordinario. La comida en el estadio, envidiable. La comodidad entre asientos, la comodidad de los palcos, la atención a la porra visitante. Todo me encantó. Pero platicando con Ángel Carrillo de Multimedios Televisión Laguna, me dice que el público de lo que más se queja es de los siguientes puntos: primero, de la lejanía del estadio; segundo, del horario en el que juegan, y tercero, de los precios de la cerveza y comida.

La verdad es que ninguna de las tres razones me parecen sólidas para no asistir a los juegos. El estadio no queda lejos, yo me he quedado en el Marriott y en 20 minutos con tráfico estás ahí. Los viernes botaneros me encantan, ya que el futbol es para jugarlo de noche y estando en la tribuna los precios se me hicieron iguales que en Monterrey o Guadalajara.

La directiva de Santos ha hecho un esfuerzo enorme para ser competitivos en lo deportivo, apenas dos semestres atrás salieron campeones. Son un invitado regular a la Liguilla y sin tener a los mejores jugadores de México y vendiendo a sus figuras sigue en la pelea por el título torneo a torneo.

¿Qué quiere la gente del Santos? Deberían están agradecidos por el esfuerzo de un empresario que arriesga su patrimonio por tener un equipo de Primera División con todo el dinero que se necesita. Eso el público no lo está valorando. Entre a la tienda del estadio, vaya al gimnasio, coma en el estadio, es de lo mejor que hay en Latinoamérica.

Qué lástima que el público no apoye llenando el estadio jornada a jornada. Lo escribí con afán de construir e invitar a los aficionados a que vayan al futbol, olviden la distancia, los precios y el horario. Vayan a disfrutar futbol de Primera División en una ciudad que crece notablemente y que un empresario les está dando lo mejor que hay en el mercado.