CARLOS HERNÁNDEZ CASTREJÓN
7 de abril de 2015 / 06:42 p.m.

El capitán de Santos Laguna, Carlos Izquierdoz, señaló que el equipo aspira a ganar cuatro partidos para estar en la liguilla, así que considera necesario trabajar en una buena racha este viernes ante Jaguares, un rival directo en esa lucha.

Afirmó que la esperanza de llegar a la liguilla sigue intacta, "nos mantenemos esperanzados, porque confiamos en nuestros trabajo, además hay 10 equipos encerrados en tres o cuatro puntos de diferencia y cualquiera que consiga regularidad terminará clasificando, nosotros buscamos tenerla y llegar a la liguilla".

Sabe que para Santos es atípico depender de otros resultados, ya que están metidos en esta situación necesitan salir de inmediato a flote.

"Creo que nos complicó esa racha negativa, tuvimos partidos en la mano y los perdimos", dijo.

El defensa central resaltó tener la oportunidad ante Chiapas, un rival directo, que tiene jugadores en ofensiva con talento y atrás tiene buenos nombres, "hay que estar atentos y nosotros salir a quemar todas las naves y ganar".

"Estoy contento porque el principal objetivo era romper esa racha con un triunfo, ahora no hay margen de error, estamos conscientes de que tenemos que mejorar mucho".

"Por ahí no fue la mejor versión del equipo, pero queríamos también conseguir ese triunfo porque se lo debíamos a Pedro (Caixinha), uno viene dando todo y los resultados nos se estaban dando".

"Creo que ahí estaba parte del problema, que en los últimos cinco minutos de los partidos nos sacaban el resultado, ahora esto sirve para tomar confianza y seguir trabajando de cara a lo que se viene", expresó.

Izquierdoz reconoce la deuda, pues "nos brindan todo, tanto Pedro como su cuerpo técnico y el Club, creo que le debemos a ellos por esa dedicación que le ponen".

"Se vivía mucha tensión porque los resultados no se nos estaban dando, sirve para relajar un poco, seguir mejorando lo que hacemos y creo que por este camino, de a poco vamos a llegar con oportunidad al final".

"Está claro que desde el principio de los seis partidos que nos quedaban había que ganar cinco para no depender de nadie, ahora tenemos que ganar cuatro, así que hay que mentalizarnos en el partido que viene, obtener los tres puntos que jugamos de inmediato".

Con respecto al cierre de torneo, descartó que sea un calendario cómo para Santos, ya que enfrentarán a rivales que están peleando por no descender, como U de G y Puebla.

"Hoy en el futbol mexicano, de los 9 partidos que hay por fecha, cualquiera puede ganar, así que es prácticamente imposible hacer un pronóstico, aquí cualquiera le gana a cualquiera, si se analizan los rivales que se tienen por delante, no se puede decir que hay uno fácil".

En el tema del arbitraje, el 'Cali' comentó que no puede decir si cambio o no la actitud de los silbantes hacia el equipo:

"No sé, recién jugamos un partido y no puedo decir nada, el árbitro llevó muy bien el encuentro ante Monarcas y la verdad molesta hablar de eso, porque no queremos y no nos dedicamos a eso".

"Pero fue un llamado de atención porque había muchas cosas que por ahí no eran las normales, pero nos concentramos en jugar nada más, que los árbitros hagan su trabajo de la mejor manera posible, nosotros aspiramos a encontrar la mejor predisposición posible de todos", concluyó.