CARLOS HERNÁNDEZ CASTREJÓN
13 de abril de 2017 / 08:27 a.m.

Es de esperarse cada vez que Santos Laguna y Rayados se enfrentan, un duelo en la tribuna, con dos aficiones que tienen una rivalidad deportiva que en ocasiones se excede.

Este miércoles no fue la excepción, porque desde su arribo al estadio, los roces comenzaron entre seguidores de uno y otro equipo, pero nada que ameritara la intervención de los elementos de seguridad apostados en los accesos.

El estadio lució lleno, más de 700 aficionados de Rayados se instalaron en la cabecera sur, siempre alentando a los suyos, pero esta vez la afición santista respondió y lo hizo con fuerza, se hizo sentir y eso derivó un duelo muy interesante en la tribuna.

Desafortunadamente no se fueron limpios, una bronca fue contenida de inmediato por la gente de seguridad, se llevaron detenidos a dos aficionados, uno de Santos y otro de Rayados.

Más tarde la bronca era entre la propia gente de Monterrey. En la cancha, el abrazo de Jonathan Orozco y Antonio Mohamed fue una muestra de que todo está bien y que no hay rencores de ningún lado, mientras que Jesús Molina saludó a todos sus ex compañeros.

Pero al final, el público reconoció el esfuerzo y entrega de los dos equipos, aunque a los de casa no agradó que les hayan sacado lo que parecía un triunfo contundente.