SAÚL RODRÍGUEZ | @ELTOROSPORTS
23 de febrero de 2017 / 02:38 p.m.

El presidente del Santos Laguna, Alejandro Irarragorri, se dijo en contra de las barras en el futbol mexicano y arremetió contra la de Tigres a la que calificó como “nefasta”.

En entrevista para TVC Deportes, el mandatario recordó el incidente que tuvieron en el TSM con la afición felina y dejó a entrever que la directiva auriazul apoya económicamente a los Libres y Lokos.

“Nuevamente el protagonista, el invitado a estos desmanes, es esa barra de Tigres, que verdaderamente es nefasta.

“Yo creo en la afición, pero no creo en el concepto de las barras. No creo que sea positivo que una directiva apoye económicamente o de cualquier manera a estos grupos.

“Nosotros no tenemos una barra, tal vez por eso no soy tan popular, porque la forma barata de hacerte popular es darles concesiones y regalarse cosas a este tipo de grupos organizados, que no son los que representan a la verdadera afición”, manifestó.

Sobre la actitud que tuvo el técnico Ricardo Ferretti con los hinchas del Veracruz el viernes en el Luis ‘Pirata’ Fuente, Irarragorri señaló que hay que ponerle un límite a sus actitudes.

"Lo mismo vivimos nosotros con ‘Tuca’, cuando aventó botellas hacia la afición (de Santos), que me parece no tiene justificación alguna en ningún sentido y que pudo haber acabado en algo peor. Fue algo similar a lo vivido en el estadio de Veracruz.

“Yo respeto y admiro al ‘Tuca’ por todo lo que ha hecho dentro de la cancha para el futbol mexicano, tanto como jugador como técnico, es el actual campeón del futbol mexicano, pero me parece que sus desplantes tienen que tener un límite y lo que sucedió en Torreón en el 2013 y lo que sucedió ahora en Veracruz es totalmente reprobable en nuestro país y futbol. Me parece que la inteligencia de un jugador, de un directivo, de un técnico, tendría que estar por encima de lo que sucedió el viernes”.

El dirigente lagunero confesó que habló con el propietario de los Tiburones Rojos, Fidel Kuri, y le brindó su apoyo ante esta situación.

“Me llamó Fidel y tengo una buena comunicación con él. Me preguntó cómo había sido la experiencia que había vivido con la porra de Tigres el año pasado y cómo había sido la experiencia del 2013 cuando el ‘Tuca’ perdió los estribos y encaró a la afición muy desagradable, y por supuesto que le platiqué lo que había vivido y le di mis opiniones”.