HAIDE AMBRIZ PADILLA - CORTESÍA LA AFICIÓN
29 de abril de 2016 / 08:32 a.m.

Alejandro Ruiz Herrera, santista por tradición familiar, guerrero fiel en todos y cada uno de los partidos, resultó seriamente lesionado en la riña que se desató el pasado sábado tras el juego del Santos vs Tigres.

Comparte que lo agredieron aficionados espontáneos de Nuevo Léon sólo por portar la playera de su equipo, luego se le fueron a los golpes, que eran más de 50.

La agresión lo dejó inconsciente y bañado en un charco de sangre, despertó en la Cruz Roja y a una semana de la agresión, ha dejado de ganar 2,500 pesos en su trabajo y ha invertido más de 5 mil pesos en estudios médicos, consultas y medicamentos, sin embargo, aún le restan muchos estudios.

"Vimos muchos policías correr y esconderse, en vez de tratar de bloquear la agresión. Sabemos que hay muchos intereses, pero pareciera que el Club no cuida al aficionado".
"La golpiza me la dieron al salir del estadio, estaba acompañado de mi esposa, afortunadamente ella alcanzó a escaparse de la porra del Tigres".

Dice que fue a la salida de una puerta de acceso del estadio, donde la porra de Tigres se iba, ahí ellos empezaron aventar botellas y a insultar a la gente. Comparte que él le dijo a los aficionados que se tranquilizaran que había mujeres, niños y gente de la tercera edad presentes.

"Ahí fue cuando un tipo con la playera del Tigres se me deja venir a los golpes, lo que hice fue defenderme y defender a mi esposa, recuerdo que le dije corre, vete de aquí.

Cuando levanté la mirada todos los integrantes de la porra se fueron contra mí, eran más de 50, me golpearon, patearon, yo perdí el conocimiento, desperté en un charco de sangre, asustado y sin poder mover parte de la cara, los paramédicos de la Cruz Roja me ayudaron y me trasladaron al hospital".

Fue atendido en la Cruz Roja, ahí recibió 10 puntadas en la cabeza, tenía muchos moretones y en la espalda le dieron un navajazo.

Los doctores le realizaron radiografías, está en constante revisión médica, ya que se le dificulta meter aire por la nariz, temen una lesión, sin embargo esperan que pase la inflamación producto de las contusiones para hacer los estudios.

Alejandro destaca que al llegar a la Cruz Roja se encontró con un panorama único, niños, mujeres, gente grande llegaba lesionada a emergencias, todos con la playera del Santos.

"Creo que se abarrotó la sala de urgencias, a la gente que seguía llegando, lo enviaban al Seguro Social o al ISSSTE".

"Jamás imaginé lo que sucedería por acudir a un juego de mi equipo favorito, el boleto me costó 250 pesos, sin embargo llevo sin trabajar toda la semana, de estudio en estudio, de médico a médico.

"La golpiza me la dieron al salir del estadio, estaba acompañado de mi esposa, afortunadamente ella alcanzó a escaparse de la porra del Tigres".
Yo no cuento con seguro social, trabajo por mi cuenta, me dedico al mantenimiento industrial, he dejado de ganar cerca de 2,500 esta semana, por indicaciones de los doctores aún no puedo trabajar, a duras penas puedo ver con el ojo inflamado".

Alejandro señala que aún no termina su calvario, los doctores le pidieron realizarse una tomografía, para descartar lesiones en su cabeza, ya que presenta mareos, dolores de cabeza, no ha podido dormir bien, se desorienta, además es hipertenso.

Al cuestionar si seguirá siendo santista de corazón, Alejandro advierte que siente mucha tristeza y decepción con el Club, además de las autoridades competentes.

"Vimos muchos policías correr y esconderse, en vez de tratar de bloquear la agresión. Sabemos que hay muchos intereses, pero pareciera que el Club no cuida al aficionado, si ya saben que son partidos fuertes donde se tiene una gran rivalidad y rencor, creo que debieron meter más seguridad y policías competentes".

Señala que siempre ha asistido a todos los juegos y jamás le había tocado ver tanto descontrol en la salida de este juego, ya que siempre salen primero los miembros de las porras y luego la afición, para evitar lo que sucedió al final de este partido.

El aficionado mandó un mensaje a la directiva del Club Santos: "Deben de poner más atención en los aficionados, no todo es negocio, existen prioridades, la vida de los aficionados es una de ellas, la seguridad debe ser básica, no podemos permitir que pase de nuevo esta situación en el TSM".