jesús quezada
3 de julio de 2015 / 09:11 p.m.

Siempre se maneja en los lineamientos correctos, no le gusta generar polémica y prioriza la unión del vestidor antes que exigir jugar. Sin embargo, el portero Alfredo Talavera no oculta su frustración, se siente poco valorado en la Selección Nacional de Miguel Herrera, pues considera que son pocos minutos los que ha jugado en el Tricolor pese a que en el semestre pasado fue el arquero con mayor regularidad en el futbol mexicano.

El cancerbero de los Diablos Rojos del Toluca fue nombrado por la Liga MX el mejor atajador del torneo de Clausura 2015, pese a ello, no fue titular en la Copa América y parece tener pocas oportunidades ante porteros como Jesús Corona y Guillermo Ochoa, que pese a tener irregulares campañas, el segundo incluso con inactividad en España, parecen ser los favoritos del estratega nacional.

Pese a ello, Talavera se alinea, detalla que seguirá trabajando y que en sus llamados a Selección Nacional trata de hacer equipo, respeta las decisiones de Miguel Herrera pero no las comparte.

“Regreso tranquilo porque di lo mejor de mí, sigo trabajando y preparándome para cuando se me necesite estar presente sin ningún temor. Obviamente Miguel Herrera es el entrenador y respeto totalmente sus decisiones pero no las comparto, siempre pienso que el equipo es más importante que cualquier jugador, en este caso yo”.

En Alfredo Talavera esta frustración pasará rápido, pues desde ya se mete de lleno a la pretemporada con Toluca, donde otra vez trabajará para ser el mejor de la liga y esperar una nueva oportunidad de mostrarse en la Selección Nacional.

“Mientras tenga la oportunidad de jugar cada fin de semana y Dios me de licencia de seguir haciendo lo que más me gusta, las puertas siempre van a estar abiertas, esa titularidad en la selección siempre está latente y debo estar preparado para cuando llegue no me sorprenda”.

Sobre la actuación del Tricolor en Copa América, Talavera aceptó que fue un fracaso pues el equipo estaba diseñado para llegar más lejos.

“El equipo siempre estuvo comprometido desde el primer entrenamiento, las concentraciones todos fueron profesionales, metidos en lo que debíamos de hacer, pero desafortunadamente las cosas no salieron como pensábamos. Muchos consideraron que teníamos el torneo fácil y la realidad es que no, hoy en día ningún rival es fácil, así que este torneo fue un fracaso porque no se dieron los resultados que queríamos”.

SIEMPRE EN EL TRICOLOR

Talavera dejó claro que pese a todo nunca diría que no a un llamado al Tricolor, el cual está seguro que llegará púes no bajará los brazos y se mantendrá con ese alto nivel en la puerta de los Diablos Rojos del Toluca.

“Yo quiero seguir haciendo lo que me gusta en mi equipo, lo demás es consecuencia, eso lo tengo claro, mientras tenga salud y oportunidad de jugar debo hacerlo bien, lo demás es por añadidura. Hay que tener paciencia”.