MULTIMEDIOS | LA AFICIÓN
3 de agosto de 2015 / 01:57 p.m.

El club Cafetaleros de Tapachula ha venido a demostrar que, más allá de los discursos optimistas de los directivos mexicanos, en el Ascenso Mx sigue reinando la impunidad, la violación a sus propios reglamentos y la desorganización plena.

Como suele suceder cada temporada, Enrique Bonilla, presidente del Ascenso MX, dio luz verde al Tapachula para poder arrancar el Apertura 2015 aún sin tener un estadio para jugar sus partidos como local.

Dada las premuras de los tiempos, el Estadio Olímpico de Tapachula no cumplía con los requerimientos mínimos que exige el reglamento para poder jugar ahí Ascenso MX.

Cómo es evidente en las fotos que aquí se publican, el inmueble se encuentra aún en obras en distintas zonas como vestidores, tribunas y áreas comunes; además de que la cancha aún no queda lista.

Esta situación orilló a que este lunes el Ascenso MX anunciara la postergación del partido entre los Cafetaleros y Jaguares de Chiapas que se tenía programado para el 4 de agosto para el sábado 5 de septiembre.

Así mismo también su partido de Liga de la Jornada 2 contra los Coras fue postergado para el 9 de octubre.

Por si esto no fuera suficiente, el equipo tampoco cuenta con un camión para transportarse a sus partidos como quedó comprobada la semana pasada cuando los integrantes del equipo tuvieron que llegar en taxi al Estadio Víctor Manuel Reyna, en Tuxtla Gutiérrez, para su debut en la Copa MX. Por cierto el gasto fue absorbido por los propios jugadores.

TAXI
TAXI

Así las cosas, como cada temporada el Ascenso MX se confirma como un gran circo.