26 de abril de 2013 / 07:18 p.m.

 

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, afirmó que en los últimos 12 meses han entrado al país entre 50 y 60 mil millones de dólares, debido a las atractivas tasas de interés que ofrece México para los inversionistas internacionales, comparados con los bajos rendimientos que se presentan en economías desarrolladas.

""Hay factores en el exterior que están expulsando capitales de países importantes. Su política monetaria paga intereses muy bajos. Cuando sucede esto, los inversionistas se fijan en cuál es la mejor opción entre riesgo y rendimiento y ahorita es México por el sano marco macroeconómico que tiene, su perspectiva decrecimiento y de reformas, está atrayendo los capitales. ""Se están juntando el hambre con las ganas de comer"", dijo.

Al respecto, señaló que cualquier país tiene cierta capacidad de absorción de capitales, pero tiene que llegar a una velocidad manejable, que no se distorsionen los precios en el mercado y no generen burbujas hipotecarias que representen una vulnerabilidad financiera.

En conferencia de prensa durante la 78 Convención Bancaria en Acapulco, Carstens, aseguró que si bien este tipo de ingresos son positivos para economía, es preferible la llegada de inversión extranjera directa, ya que tiene impacto directo sobre el crecimiento económico y la creación de empleos.

El funcionario añadió que el Banco de México prepara una iniciativa de ley sobre derivados, ya que en el país se han adoptado lentamente medidas de control sobre estos instrumentos financieros, los cuales fueron los causantes de la crisis de 2008.

""En el mundo se han establecido ciertos estándares en términos de la regulación, ya que muchas operaciones de este tipo son internacionales, con lo que, sería deseable que México se ajustara a esta regulación. Eventualmente se presentará una iniciativa en esta materia"", destacó.

— ACAPULCO. ANTONIO HERNÁNDEZ, AXEL SÁNCHEZ Y DANIEL VENEGAS