BÁRBARA ANDERSON
25 de julio de 2013 / 01:34 p.m.

México • Unilever es una de las marcas de consumo masivo más poderosas del país. Y a pesar de tener productos muy variados en su portafolio ha notado un enfriamiento en la economía, que se refleja directamente en el consumo.

“El mercado está creciendo muy poco y eso nos pone a buscar crecimiento en otros canales y haciendo análisis para ser más competitivos”, afirmó con su acento brasileño Fabio Prado, presidente de Unilever México.

Su tarea no solo es analizar qué productos se están vendiendo mejor, sino cuáles son los canales que la gente está eligiendo para comprar. Hoy por hoy, los mejores resultados llegan desde las bodegas, y los productos que se mantienen creciendo son los personales, helados y cremas para el rostro.

Pero uno de los espacios donde espera hacer la diferencia no será ni en tiendas de conveniencia ni en supermercados, sino dentro de las escuelas. “Ades es una bebida sana que será la única permitida en las escuelas”, afirmó Prado acerca de su producto emblema de leche de soya.

Sin duda el plan de las secretarías de Educación y de Salud, que pone restricciones a los productos de alto contenido calórico en las escuelas, puede ser uno de los factores que mejore los números en el último semestre del año. “Con esta marca ya tenemos 20 por ciento del mercado y esto es muy importante”, agregó el ejecutivo.

Unilever prevé una inversión en México hasta 2015 de 500 millones de dólares. La mayoría de estos fondos se utilizará para ampliar las operaciones de sus plantas y seguir con un agresivo plan de sustentabilidad ambiental.

El corporativo tiene cuatro plantas en el país y en todas habrá mejoras y aumentos de área de producción. “El ritmo de inversión es enorme en casi todas las plantas”, afirmó Fabio Prado.

Una de las razones tiene que ver con las propias marcas: cada tres años Unilever México renueva 100 por ciento del portafolio de productos.

El compromiso fue duplicar el negocio pero sin ningún impacto ambiental. “Si no hacemos estos cambios no vamos a tener negocio en 30 o 40 años”, explicó Prado.

Unilever hace estudios de consumo, de hábitos de compra, de logística de ventas al año en todo el mundo. Como una estrategia nueva decidieron compartir este knowhow con sus clientes —las cadenas de supermercados, farmacias, changarros— para que estos tips sobre el consumidor final les ayuden a elevar las ventas.

Ya existen en Moscú, Estambul, Buenos Aires, Sao Paulo, Yakarta y Bangkok los Council Collaboration Centre, que son espacios donde capacitan a los distribuidores para mejorar la experiencia de compra. Es un espacio virtual de tercera dimensión que replica desde los anaqueles hasta el mostrador y busca aplicar todo el conocimiento de la multinacional. “Decidimos traerlo a México porque es el país con la mayor complejidad y variedad de canales de toda América Latina”, afirmó Prado. La inauguración de este centro será en un mes y para el corte de cinta estará presente ni más ni menos que el CEO mundial, Paul Polman.