BRAULIO CARBAJAL
20 de mayo de 2013 / 10:50 p.m.

Ciudad de México • La Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha detectado algunos nuevos tipos de estafas a tarjetahabientes, siendo una de ellas cuando un vendedor llama a un usuario de tarjeta de crédito y le ofrece una póliza de seguro con solo un pago de 180 pesos.

A la postre, se percata que dichos cargos son constantes, pero le resulta imposible cancelarlos.

Otro método es ofrecer a los tarjetahabientes no cobrarles la cuota de anualidad en la tarjeta de crédito, siempre y cuando acepte un seguro por tres meses, pero después no le es posible darlo de baja y se sigue cobrando la anualidad.

También es posible que llamen informando que por sorteo el usuario del plástico ganó un seguro completamente gratis, por lo que se le solicita que dé los datos de su tarjeta; el resultado es que en sus estados de cuenta posteriores aparecen cargos por dicho seguro que no es posible anularlo.

Por todo lo anterior, la Condusef recomienda a los usuarios de servicios financieros estar alerta ante llamadas engañosas que buscan a toda costa venderles un seguro; si compran un seguro que sea únicamente si lo necesitan o que no proporcionen datos personales, ni tampoco los de la tarjeta.

En 2012 las reclamaciones por seguros no contratados voluntariamente representaron 9 por ciento del total de las que se presentaron en contra del sector asegurador y 2 por ciento de todas las del sector bancario, informó la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En un comunicado, la dependencia señala que desde 2011 ha observado que los ejecutivos de cuenta y el personal de las ventanillas de sucursales bancarias, así como la insistencia de ventas por teléfono, no dan información detallada al ofrecer algún tipo de seguro, ni especifican el alcance real de las coberturas.

En el mismo sentido, añade que no se establecía el procedimiento para poder conservar una póliza o en su defecto deshacerse de ella.

En tanto, exhorta a los bancos y aseguradoras a que redoblen esfuerzos para que los vendedores de seguros por teléfono se apeguen a las reglas establecidas.