WILLIE GONZÁLEZ | @WILLIEMTY
7 de noviembre de 2017 / 12:35 p.m.

No tengo la menor duda, Tigres será campeón de Liga. No hay quién lo detenga, el cierre de los felinos ha sido increíble. Es cierto que los Rayados también están peleando el liderato, pero la forma de jugar de Tuca y lo encendido que está Gignac, sinceramente no veo quién los pueda frenar.

Lo que vi el domingo ante Necaxa es de lo mejor de Tigres en esta temporada. Carioca, el medio de contención, dio un partidazo. El Chaka Rodríguez debe estar en la selección como titular. Un crack. Juega de lateral derecho, de volante en amplitud y ahora ante los Hidrorrayos del Necaxa jugó de doble cinco a lado de Carioca. Mientras que Tuca volvió a poner a Javier Aquino por la izquierda, pegado a la banda, en amplitud y por el lado derecho a Jürgen Damm, bien pegado a ese sector.

El arribo de Piloto Jiménez para triangular con Damm y Chaka fue un espectáculo. Tigres tuvo 62% la posesión de la pelota y disparó al arco de Barovero 21 ocasiones.

Este domingo Tigres parecía un equipo de la Liga inglesa. Toques de primera, paredes por todas partes, diagonales, intensidad en la recuperación de la pelota a velocidad, con un dinamismo raro para un equipo mexicano.

El partidazo que se mando Gignac fue de otro planeta. Tirado atrás de Enner Valencia. Construyendo el juego. Pases a los espacios. Sacrificio. Un crack. Para mi gusto ha sido el mejor partido de André desde que llegó a México.

Sé que muchos van a pensar que estoy exagerando, pero no es así. Lo que escribo es lo que sucedió en el campo.

Este es el Tigres que nos encanta ver. Este Tigres nos dejó con un grato sabor de boca. Pienso que serán los campeones. El plantel que tiene es espectacular. El más completo de todo el continente. Todo pinta para que Tigres levante su sexto título al final de la temporada. De nueva cuenta el futbol regiomontano en lo más alto de todo México.

SR