7 de febrero de 2013 / 03:06 p.m.

 El Estado griego ingresó un 7 % menos de lo previsto en enero por la caída en la recaudación de impuestos, lo que ha desatado las alarmas, pues de no corregirse esta desviación hasta final del trimestre habrá que aprobar otras medidas de ahorro, según prevé el memorando firmado con los acreedores internacionales.

Fuentes del Ministerio de Finanzas citadas hoy por varios periódicosinformaron de que los ingresos en enero fueron de 4.050 millones de euros, frente a los 4.360 millones previstos.

La caída se debió fundamentalmente a un descenso del consumo, que hizo retroceder los ingresos por el impuesto sobre el valor añadido (IVA) en un 15 %.

El acuerdo del Gobierno heleno con la troika formada por el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional prevé que si al final de un trimestre no se cumplen los objetivos de déficit, se debe proceder automáticamente a un recorte de los gastos primarios, con excepción de salarios y pensiones.

En comparación con enero del año pasado, los ingresos se redujeron incluso un 16 %.

Según el diario Kathimerini, en los próximos días el secretario general encargado de la recaudación estatal en el Ministerio de Finanzas, Haris Theoharis, analizará con los responsables de las delegaciones de Hacienda de todo el país fórmulas para contener la evasión fiscal y mejorar la recaudación.

Uno de los principales problemas de Grecia es la huida de capital que ha habido desde que comenzó la crisis y la evasión por parte de los estamentos con los mayores ingresos.

En su visita a Atenas este miércoles, el candidato alemán a la Cancillería, Peer Steinbrück, animó al Gobierno dirigido por el conservador Andonis Samarás a sentar las bases para que "las clases altas se impliquen más en la financiación", sobre todo teniendo en cuenta que hasta ahora han sido los trabajadores los que han hecho los principales sacrificios.

EFE