15 de marzo de 2013 / 04:53 p.m.

Washington.- El índice de precios al consumidor de Estados Unidos registró en febrero su mayor aumento en casi cuatro años, debido a un repunte en el costo de la gasolina, pero detalles del informe divulgado el viernes no mostraron señales de una aceleración de la inflación que pudiera preocupar a la Reserva Federal.

El Departamento del Trabajo dijo que su índice de precios al consumidor aumentó 0.7 por ciento el mes pasado, su mayor incremento desde junio de 2009, tras permanecer sin cambios en enero.

La gasolina fue la responsable por cerca de tres cuartos del alza en la inflación al consumidor.

Economistas consultados por Reuters pronosticaban que el IPC subiría 0.5 por ciento en febrero.

En 12 meses hasta febrero, los precios al consumidor aumentaron 2.0 por ciento, su mayor incremento desde octubre. Esa lectura había subido 1.6 por ciento en enero.

Funcionarios de la Fed probablemente resten importancia al salto en las presiones de precios impulsado por la gasolina y consideren que se trata de algo temporal cuando se reúnan la próxima semana para evaluar a la economía.

El precio de la gasolina subió 9.1 por ciento, su mayor aumento desde junio de 2009, tras caer 3.0 por ciento en enero. Los costos de la gasolina en las estaciones de servicio, sin embargo, han bajado en las últimas dos semanas.

Excluyendo alimentos y energía, los precios al consumidor subieron 0.2 por ciento, una desaceleración frente al avance de 0.3 por ciento registrado en enero.

Las presiones subyacentes sobre los precios, generalmente benignas, deberían dar al banco central estadounidense espacio para seguir inyectando dinero a la economía, pese a señales de mejoría en las condiciones del mercado laboral.

La Fed se embarcó el año pasado en un programa de compras de bonos de fin abierto y dijo que lo continuaría hasta ver una mejoría sustancial en el panorama para el mercado laboral. La entidad espera que esas compras de bonos reduzcan los costos del crédito.

En los 12 meses hasta febrero, el llamado IPC subyacente subió 2.0 por ciento, también el mayor incremento desde octubre, tras elevarse 1.9 por ciento en enero.

El mes pasado, los precios de los alimentos subieron 0.1 por ciento tras permanecer planos en enero.

Los costos de la vivienda mantuvieron su alza constante. La renta equivalente de los dueños de casas, que compone cerca de un tercio del IPC subyacente, aumentó 0.2 por ciento tras un avance similar en enero.

Los precios de las vestimentas cayeron 0.1 por ciento tras subir 0.8 por ciento en enero. Los precios de nuevos vehículos motorizados bajaron 0.3 por ciento luego de aumentar 0.1 por ciento el mes previo.

Los precios de automóviles y camiones usados subieron el febrero por segundo mes consecutivo.

REUTERS