10 de junio de 2013 / 01:31 p.m.

México  • Lograr una alimentación saludable es viable pero muy cara, debido a que en México la elaboración de estos productos es muy costosa, lo que priva de ellos a los segmentos de la población de menores ingresos.

El mercado de alimentos saludables en México tiene un valor de 22 mil 382 millones de dólares, con un promedio de crecimiento de 10 por ciento anual, por lo que Kay Tamillow, investigadora de la firma de analistas de mercados Euromonitor Internacional, considera que existe un gran potencial para quien logre abaratar esta comida.

Detalló que las políticas implementadas por el gobierno mexicano en 2010 para limitar el acceso de alimentos chatarra en escuelas primarias y secundarias solo produjeron en el mediano plazo que las personas coman menos, pero no que tengan hábitos de consumo más saludables.

"Lo que sí se generó fue una mayor conciencia en la salud, pues empresas como Bimbo ya agregaron a 300 de sus productos granos como linaza para hacerlos más nutritivos; también Pepsico invirtió 300 millones de dólares en el desarrollo de alimentos mejor preparados", detalló.

En los supermercados el valor de un litro de leche entera oscila entre 13 y 15 pesos, mientras que el de leche light está entre los 15 y 16 pesos; por otra parte, una Coca- Cola regular de dos litros cuesta 18 pesos, mientras que la versión light es de 20 pesos.

Tamillow previó que, dentro de cinco años, cerca de 80 por ciento de la población adulta en México podrá sufrir sobrepeso, por lo que los gobiernos tienen que intensificar campañas de prevención y facilitar el acceso a estos alimentos.

"El Estado sabe que mantener una población obesa resulta caro, debido a que los tratamientos de hipertensión y diabetes son muy costosos, y más cuando tienes por objetivo crear como programa una seguridad social universal", explicó.

Héctor Castillo, director de mercadotecnia de Grupo Herdez, comentó que han detectado una gran oportunidad en este rubro de productos, pero que no les ha sido posible reducir el costo de su procesamiento.

Explicó que es una fabricación muy detallada, por lo que es muy complicado modificarla; “mantenemos una estrategia de reducir los costos en otras áreas para poder mantener accesibles los precios al consumidor”.

Laura Tamayo, vicepresidenta de asuntos públicos y comunicación de Coca-Cola de México, dijo que ellos tienen el compromiso de ofrecer alternativas a sus productos clásicos, los cuales son reducidos en azúcar.

"Estamos comprometidos en que cuando una persona abra un refrigerador de bebidas de una tienda pueda encontrar no solo el producto tradicional, sino también una opción con menos calorías. Por eso ponemos en la parte frontal de la etiqueta sobre el nivel calórico del producto", comentó.

Fabián Ghirardelly, directivo de Kantar Worldpanel México, comentó que uno de los productos con gran campo por explorar es la leche, que debido a su tamaño y consumo el que baje los precios tendrá un enorme potencial de crecimiento.

REPORTAJE POR AXEL SÁNCHEZ