ALEJANDRA MENDOZA
6 de julio de 2013 / 02:23 p.m.

Monterrey • En esta primera mitad del año el consumir alimentos y productos básicos es más caro para los bolsillos de los regios con respecto al cierre del año pasado, dado que la inflación acumulada es de 2.9 por ciento, mientras que la anual sobrepasa el 5 por ciento.

Sin embargo, para las familias de escasos recursos, la inflación se resiente en estos primeros seis meses del año casi un 4 por ciento.

El Centro de Investigaciones Económicas de la facultad de Economía de la UANL, reportó en su análisis de Índices de Precios al Consumidor que durante estos primeros seis meses del año el rubro de: alimentos, bebidas y tabaco aumentó un 3.5 por ciento, mientras que transporte y comunicaciones un 3.4 por ciento.

Otros de los rubros que se elevaron son: servicios y artículos de educación, así como los productos y servicios relacionados con la vivienda, electricidad y combustibles, en 1.3 y 1.8 por ciento respectivamente.

En el Índice de Precios al Consumidor para el estrato bajo y marginal, la medición pasó de 362.20 puntos a 376.46 puntos, que representa un incremento de un 3.9 por ciento.

Para una familia de bajos ingresos, de su sueldo llega a destinar hasta el 50 por ciento de su salario en alimentos, según datos del CIE.

Sólo durante junio, los productos que más se elevaron son: galletas dulces en 17.6 por ciento, aguacate en 14.3 por ciento, chuleta y costilla en un 9.05 por ciento, el jamón en 5 por ciento, arroz en grano en un 4.8 por ciento, salchicha en un 4 por ciento y el pollo en piezas en 3.6 por ciento.

Eladio González, presidente de la Asociación de Engordadores de Ganado Bovino del Noreste, explicó que el incremento reportado en el valor de la carne obedece principalmente a la demanda del mercado y descartó que exista un incremento al cierre del año.

“Si estamos con la misma tendencia del costo del grano y de los becerros nos vamos a mantener con estos precios”.

Sin embargo, la carne de res que es importada de Estados Unidos, principalmente, ha presentado un aumento debido al tipo de cambio que en los últimos meses ha sido volátil.

Indicó que el consumo per cápita de carne de res en Nuevo León es de unos 25 kilogramos por año, cifra que dependerá del comportamiento económico del país.

Para el siguiente año es posible que haya una afectación en el precio del becerro, adelantó el representante de la asociación, ya que por el tema de la sequía se sacrificaron reses en el campo y disminuyó la producción.

Sobre las verduras, legumbres y leguminosas, en su mayoría los precios han estado a la baja, tan sólo en este primer semestre se han reducido en un 2.3 por ciento, de acuerdo con información del Centro de Investigaciones Económica de la UANL.

Antonio Román Pereyra, coordinador de comerciantes en el mercado Mesón Estrella en Monterrey, explicó que algunas de las hortalizas frescas como el jitomate, chiles y papas han presentado una disminución importante en estos primeros seis meses del año.

Por ejemplo el valor del tomate (en este mercado) pasó de 7 pesos al cierre del año pasado a 5 pesos en promedio en junio, que representa una reducción del 28.5 por ciento. El chile jalapeño pasó de 6 pesos a 5 pesos (-16 por ciento) y la papa de 10 pesos a 7 pesos (-30 por ciento).

Mientras que el kilo de pollo entero pasó de 27 a 33 pesos en este primer semestre, que representa un aumento de 22%.

Enrique Rodríguez, encargado de un comercio avícola en el mercado Mesón Estrella dijo que en el caso del valor del huevo ha tendido a la baja, luego de que llegó a venderse hasta 60 pesos.

A julio el valor de una tapa de 30 piezas de pollo, se vende en 45 pesos.