ROBERTO FLORES | @betoflores67
21 de julio de 2016 / 04:17 p.m.

Nahuel Guzmán cumplió ya dos años como guardián de la portería de Tigres, tiempo en el cual se siente muy contento y orgulloso de haber podido dejar ya aunque sea 'una marquita' en la institución felina.

El “Patón” llegó al club en el Apertura 2014 y en este tiempo ha disputado dos Finales de liga, ganando una; así como dos Finales internacionales, en Libertadores y Concachampions, que en estos casos tuvo que conformarse con el subcampeonato.

“El otro día mi esposa me marcaba la fecha en que yo había llegado, ya pasaron dos años y creo que he cumplido con mis expectativas personales, profesionales y extra futbolístico. Pude adaptarme por suerte, gracias a mis compañeros y toda la gente que trabaja en el club, pude adaptarme rápido a la ciudad, al país, a la cultura y estoy muy contento.

“En lo futbolístico, más allá de alguna tristeza, creo que hemos hecho cosas importantes para el club, me tocó llegar en una etapa linda de Tigres, donde el club intenta ser protagonista y creo que lo hemos intentado y hemos dejado una marquita, van recién dos años y esperemos que sean muchos más”, señaló el arquero universitario en conferencia de prensa.

.- ¿Qué es lo que más te ha marcado en este tiempo?

“El campeonato, creo que a algunos le puede gustar o no una manera de jugar, un estilo, pero el conseguir una estrella, un campeonato queda para la historia del club, pasará el tiempo, los jugadores y esa estrellita que está bordada en el escudo uno tuvo la posibilidad de participar.

“Obviamente tiene mucha importancia la forma en que la hemos logrado en aquel momento, el torneo que se hizo, jugando a lo que queríamos, haciendo un buen papel; eso a grandes rasgos, hay otras muchas cosas dentro de la cancha y fuera de ella”, indicó.

.- ¿Y lo que menos te ha gustado?

“Son las menos, son las cosas que tiene uno que superar para seguir para adelante, no hay muchas cosas que me hayan molestado, no he tenido problemas graves desde que estoy acá, así que no hay cosas malas, hay que mirar lo bueno”, reconoció el argentino.