21 de enero de 2013 / 03:13 p.m.

México • El apagón analógico no tiene los recursos para concluirse en diciembre de 2015, según lo planeó la autoridad, pues la Cámara de Diputados no asignó una partida en el presupuesto de egresos para 2013, lo que pone en riesgo todo el proceso; sin embargo, algunos legisladores consideran que esto podría solucionarse con las próximas reformas al sector de telecomunicaciones y otros, por el contrario, consideran que es un tema irrelevante.

Para la diputada perredista Purificación Carpinteyro, ninguna de las comisiones consideró solicitar presupuesto para la segunda etapa de la transición a la televisión digital terrestre (TDT), debido a que se contempla que en el periodo ordinario de sesiones que iniciará en febrero próximo se implementarán reformas en materia de telecomunicaciones y radiodifusión como parte del Pacto por México.

“"Creo que en ellas se van a llevar a cabo las modificaciones al presupuesto que permitan incorporar los recursos necesarios para que se concluya o se lleve a cabo la transición digital en la siguiente etapa"”, afirmó Carpinteyro.

Por su parte, el diputado Federico González Luna, presidente de la Comisión de Radio y Televisión, comentó que de manera sincera espera que el apagón sea un éxito, pero considera que el tema debe tratarse con sumo cuidado, pues hay otras prioridades.

“"Para darle recursos al proceso en Tijuana le quitó dinero a la telefonía básica y a los servicios de comunicación fija y móvil que son para la gente que más los necesita y que no los tiene. Son más de 13 mil millones de pesos para todo el país, pero ¿vamos a quitar esa cantidad a los servicios básicos de telecomunicaciones para destinarla a este programa?"”, cuestionó González Luna.

El diputado dijo que más bien se debe trabajar en el proceso de televisión digital terrestre sin necesidad de poner plazos fatales, pues esto solo provoca tensión presupuestal y social innecesarios.

“"Lo que se está haciendo ahora en Tijuana es darle solo tres meses a la población para llevar a cabo el apagón, me preocupa esto, pues varias ciudades del norte del país tienen muchos problemas de delincuencia como para sumar la presión de que si no compran una televisión digital o no dan acceso a su hogar a una serie de personas que ni conocen; se les va a quitar el servicio que en algunas casas es el único entretenimiento que existe"”.

Explicó que por lo menos se tendría que revisar muy bien el calendario propuesto por la Cofetel, pues aun no explican por qué el apagón debe ser en abril de 2013 en Tijuana cuando al día de hoy solo hay una penetración de 20 por ciento de televisión digital, es decir, 80 por ciento no la tiene.

Cofetel busca soluciones

Por su parte, el presidente de la Cofetel, Mony de Swaan, afirmó que en su momento se solicitaron para el apagón dos mil 119 millones de pesos para concretar la segunda etapa y aunque no se otorgaron, ya no es tiempo de buscar responsables, sino de buscar soluciones.

“"Es fundamental concretar las etapas de 2013, pues buena parte de las frecuencias que estorbarían para la licitación de la banda de 700 megahercios están en el norte del país; por lo tanto, los pilotos de Tijuana y de las 5 ciudades restantes para este año sí son fundamentales"”, dijo De Swaan.

Agregó que se trata de un proyecto que no se puede postergar y que debe resolverse pronto, pues se necesita el proceso de licitación, la logística, la instalación de decodificadores y lograr el apagón el 26 de noviembre del presente año en varias ciudades del norte del país.

De acuerdo con la Cofetel, el apagón analógico representa uno de los proyectos más ambiciosos en los que puede embarcarse un país, pero también uno de los que mayores beneficios representan.

El apagón permitirá liberar la banda de 700 megahercios del espectro radioeléctrico, segmento que ha sido considerado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones como el más valioso hasta el momento, pues con ello se detonará la masificación de servicios de banda ancha.

Además, al incorporar tecnología digital se contará con una mayor cantidad de espectro, lo que promoverá la competencia, la calidad y la diversidad de los servicios de televisión abierta, permitiendo audio alternativo, guías de programación y televisión interactiva o móvil.

Un despilfarro

Para el presidente del Instituto del Derecho a las Telecomunicaciones (IDET), Gerardo Soria, será muy complicado concretar el apagón pues ha habido muchos altibajos que solo muestran que la transición no ha sido bien planeada por las distintas autoridades.

El especialista recordó que primero se tuvo el plazo de 2021 acordado por el ex presidente Vicente Fox, después el ex presidente Felipe Calderón decidió adelantarlo al 2015, modificando el acuerdo anterior, para posteriormente estar más de un año en la Suprema Corte de Justicia debido a la controversia constitucional del Congreso.

“"Cuando por fin se resolvió el tema, el tiempo se había terminado, y ahora no hay dinero y se le pide a la Cámara de Diputados que apruebe recursos para cumplir con un acuerdo que era del presidente Calderón, esto parece un carnaval"”, dijo Soria.

Desde la perspectiva del especialista, el apagón no se va a cumplir ni siquiera en su primera etapa y será un despilfarro de dinero por no tener una planeación ni consenso entre los involucrados, además de que hay necesidades en el país más importantes “"que llevar más telenovelas a la población"”.

REPORTAJE POR SUSANA MENDIETA