29 de mayo de 2013 / 04:55 p.m.

Ciudad de México • El presidente de la Cámara de Diputados, Francisco Arroyo Vieyra, advirtió que el apagón analógico “no tiene vuelta para atrás”, pero instó a las autoridades a tomar las previsiones necesarias para evitar cualquier afectación a los usuarios.

El referido apagón comenzó ayer en la ciudad de Tijuana, donde cientos de personas salieron a protestar e incluso promovieron juicios de amparo contra la medida que dejó sin posibilidad de sintonizar la nueva señal digital a un número todavía indeterminado de hogares.

Arroyo Vieyra reconoció la molestia de la población afectada, pero insistió en que la medida representa un avance y debe seguir adelante.

“Es un primer paso del que se tomarán las lecciones para que no se vuelvan a cometer algunas de las acciones que pudieron causar molestia a la población, pero creo que es un avance y va conforme al calendario que nosotros hemos aprobado, y creo que es un mecanismo que no tiene vuelta para atrás”, puntualizó.

Entrevistado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, el diputado presidente sostuvo que el apagón analógico responde a la necesidad de revertir el importante rezago de México en materia de telecomunicaciones.

“Ojalá que esta experiencia (de Tijuana) nos sirva para que el proceso se pueda hacer de manera más tersa en el futuro, pero de que se tiene que hacer, se tiene que hacer, antes o después, y mejor que sea antes que después”, remarcó el legislador.

FERNANDO DAMIÁN E ISRAEL NAVARRO