21 de mayo de 2013 / 08:27 p.m.

Ciudad de México • El director de Verificación de la Profeco, Eduardo Ramos, advirtió que la dependencia pondrá en marcha un operativo especial de verificación y vigilancia nacional para la final del partido de futbol entre Cruz Azul y América.

Dijo que si bien la Profeco no tiene injerencia legal para sancionar o detener a los revendedores de boletos, sentenció que sí puede aplicar multas de entre 600 y dos millones de pesos a los proveedores de servicios o productos, que abusen de los consumidores.

En entrevista con Notimex, el funcionario indicó que en la nueva etapa que inicia este martes, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) con su nuevo titular, Alfredo Castillo Cervantes, reforzará, sin lugar a dudas, todo tipo de acciones a favor de los consumidores mexicanos.

En este contexto, Ramos informó que la Profeco instalará un módulo de atención en la explanada del Estadio Azteca para atender y resolver de manera expedita las quejas y denuncias de los consumidores.

"Vamos a tener un módulo para atender las quejas que se pudieran presentar en contra de establecimientos comerciales de manera inmediata; además del servicio que ofrece el teléfono del consumidor", señaló.

Abundó que las acciones de verificación en todo el país con motivo de la final del futbol mexicano, se dirigirán especialmente a restaurantes y bares, ya que un importante número de consumidores deciden disfrutarlo en esos lugres.

Eduardo Ramos dijo que se vigilará que estos establecimientos no ofrezcan publicidad engañosa o ambigua y que además respeten las promociones ofrecidas, pues es muy común que este tipo de acciones fuera de la ley se den en promociones como "botana gratis", "2x1" y "bebida gratis", por mencionar algunos.

"Este tipo de prácticas comerciales son muy comunes y usuales ante este tipo de eventos", aseguró el funcionario de la Profeco.

Recordó que en caso de detectar alguna irregularidad, los funcionarios de la procuraduría aplicaran medidas precautorias como pueden ser la colocación de sellos para advertir que en ese lugar hay prácticas comerciales fuera de la ley.

De esa manera, el consumidor está advertido y paralelamente el establecimiento ha sido emplazado a un proceso administrativo. Al término de los tiempos legales de dicho proceso y de determinarse, se aplicarían sanciones económicas en términos de la ley van desde los 600 pesos hasta más de 2.0 millones de pesos, dependiendo de la gravedad e intencionalidad de la falta, aclaró Ramos.

Exhortó a los consumidores a que consuman alimentos y bebidas en lugares establecidos y que adquieran los boletos para el partido en los lugares oficiales. "Les invitamos que antes de comer alimentos y bebidas, que lo hagan en lugares establecidos, que exijan los precios a la visa y que comparen y en el caso de venta de los boletos que no lo hagan en el comercio informal.

Eduardo Ramos aclaró que corresponde al gobierno del Distrito Federal y a la Secretaría de Seguridad Pública actuar contra la reventa de boletos.

Finalmente, aclaró que la intención de la Profeco no es afectar a los consumidores o frenar la actividad comercial, sino vigilar el cumplimiento de la Ley y de las Normas Oficiales Mexicanas.

"La Profeco trabaja con una total apertura para orientar a los proveedores, a fin de ejercer un mejor cumplimiento de su actividad", enfatizó el director de Verificación de la Profeco.

NOTIMEX