ALBERTO ÁVALOS
9 de septiembre de 2017 / 10:57 a.m.

El no jugar el partido contra Tigres no fue el único problema que tuvo Atlas, el Estadio Jalisco quedó clausurado por el Ayuntamiento de Guadalajara por lo que tendrán que pagar la multa correspondiente, señaló Gustavo Guzmán, presidente del Atlas.

“Me encantaría poder saber todo, habrá una multa porque incumplimos en algo que fue suspender sin la planeación debida, se hace por la gente, el procedimiento que debe hacer el Ayuntamiento, hubo comunicación con el presidente municipal (Enrique Alfaro) y estaremos en posibilidades de pagar lo que se debe y nosotros repercutir al proveedor”.

El directivo se dijo apenado por la situación y el manejo de la misma, pues la gente que se dio cita al inmueble debió ser notificada con tiempo de la suspensión del juego.

“Es difícil, pero la cabeza es la que tiene que asumir todo, a mí me dijeron el jueves que iba a quedar lista, pero en los peritajes que nos pide Protección Civil no quedan cubiertos, quizá algunos de los chavos debió decirme que nos esperamos. Alguna de las cosas que se deben aplaudir de la Liga y la FIFA son los protocolos establecidos que hay. Todos los factores están 24 horas antes para evitar estas cosas, debí recibir una llamada, porque mi compromiso es con algunos patrocinadores que han precomprado”, expresó.
Será el club rojinegro el que corra con los gastos de Tigres una vez que se fije una fecha para disputar el encuentro y éstos tengan que viajar una vez más a la perla tapatía.

“Atlas tendrá que indemnizar a Tigres el viaje, los proveedores, alimentos, bebidas y demás. Eso se lo reclamaremos en su oportunidad (al proveedor), estoy súper apenado por que nosotros debimos haber a cierta hora decir paren todo y no sigan, nos quedamos cortos en la prevención”, dijo.

Por otro lado, el director de Protección Civil y Bomberos de Guadalajara, Felipe de Jesús López Sahagún, informó que fueron los clubes quienes llegaron a la determinación de no disputar el encuentro.

“Ellos tienen la decisión de no llevar a cabo el partido por estas cuestiones, nosotros lo avalamos, lo habíamos comentado con ellos con anticipación, se estuvo buscando el tiempo adecuado para poderlo hacer, también había un riesgo de poder contener a la gente afuera, que se fueran a amotinar o golpear, es una decisión difícil que se tuvo que tomar”.

SR