Notimex
17 de junio de 2013 / 05:27 p.m.

 

Roma  • Las empresas italianas, para salir de la crisis económica, se han visto obligadas a mirar hacia el exterior para la colocación de sus productos y, en particular, ha crecido su interés por los países emergentes, entre ellos México.

Según datos de la Secretaría de Economía, actualmente hay casi mil 400 empresas con capital italiano en México, donde prácticamente no falta ninguno de los grandes grupos, como Fiat, Pirelli, Technit, Luxottica, Barilla, Bulgari, Salvatore Ferragamo, Buzzi Unicem o Campari.

Pero también creció el interés de compañías de tamaño mediano, que han encontrado en el país latinoamericano un mercado importante y en crecimiento y desde el que pueden incursionar a Estados Unidos y Canadá, dijo a Notimex el director en México del Instituto de Comercio Exterior (ICE) italiano, Salvatore Parano.

"En los últimos 20 años se han creado en México las condiciones adecuadas para las inversionesde empresas italianas, como un cuadro macroeconómico estable y un mano de obra calificada", anotó.

Puso como ejemplo la nueva planta del grupo chocolatero Ferrero, que con una inversión de 300 millones de dólares será inaugurada mañana martes en la ciudad de Silao.

También mencionó la inversión ya ejecutada de 200 millones de dólares del grupo de neumáticos Pirelli, que ha anunciado otra por la misma cantidad, para totalizar 400 millones de dólares.

Parano resaltó que la situación de inseguridad en algunas regiones no ha desalentado las inversiones italianas en México y que el ICE no cuenta con información de alguna empresa del país europeo que se haya retirado por ese motivo.

Subrayó que últimamente las sociedades italianas tienden a instalarse en el centro de México, como en San Luis Potosí, Querétaro, Puebla, Guanajuato y también en el estado de Hidalgo, donde la percepción de seguridad es más favorable.

Una encuesta realizada por la Cámara de Comercio italiana indicó que el 60 por ciento de las firmas italianas tiene programado aumentar sus inversiones en México, el 30 por ciento las mantendrá estables y sólo el 10 por ciento pretende disminuirlas.

Presentado en el reporte "Presencia y desarrollo de las empresas italianas en México", elaborado por el ICE, la embajada italiana en México y la propia Cámara de Comercio italiana, el sondeo reveló que el nivel de satisfacción general de las inversiones en México fue de 7.6 puntos, en una escala de 1 a 10.

La encuesta fue realizada en 2011 entre 50 empresas de sectores y dimensiones diversas que son sucursales mexicanas de sociedades italianas o con inversiones privadas italianas.

Entre los motivos de satisfacción se mencionó la importancia del mercado actual; el gran mercado potencial; la mano de obra abundante, a costos contenidos y de buen nivel y la tasa adecuada de retorno de las inversiones.

Los elementos de insatisfacción tuvieron que ver fundamentalmente con la burocracia y el sistema regulador complicado, con la dificultad de acceso al crédito, con la falta de incentivos y articulaciones de las cadenas productivas y con personal a veces poco responsable.

El reporte también recordó que en 2010 Italia fue uno de los principales inversores en México y que a ello contribuyó la intervención de tres grandes grupos, es decir Tenaris-Ternium (grupo Technit), Fiat-Chrysler y Pirelli, que globalmente invirtieron en el país latinoamericano casi mil 630 millones de dólares.

Para Vanessa Zaniboni, directora general de Lupini Targhe, uno de los principales proveedores para la industria automotriz, que proyecta y produce elementos decorativos en aluminio, emblemas en aluminio y plástico, distintivos cromados y revestimientos internos, la experiencia mexicana ha sido positiva.

Presente en México desde 2005 con una planta de produccion en Puebla, la empresa fundada en 1958 ha invertido 15 millones de euros en el país y ya prepara una nueva inversión por otros 10 millones.

"En México es obligado invertir, el país tiene grandes potencialidades", señaló Zaniboni.

Marco Bonfigli, del Grupo Elica, líder mundial en el mercado de las campanas de cocina y de calderas de calefacción de uso doméstico, tambien consideró positiva la presencia de esa empresa en México, a donde llegó en 2006.

Elica cuenta con una sede operativa en Querétaro de 20 mil metros cuadrados y, desde su cuartel mexicano, el grupo ha decidido administrar todo el continente americano.