21 de febrero de 2013 / 05:15 p.m.

Wal-Mart dijo el jueves que la debilidad en sus ventasen Estados Unidos persistió a inicios de febrero por el impacto en los estadunidenses de un aumento en el impuesto a las nóminas y en el precio de la gasolina, junto a una lenta devolución de tributos que obligó a las familias a posponer gastos.

La debilidad opacó un aumento de las ganancias trimestrales del minorista más grande del mundo, ayudado por una tasa impositiva menor a la esperada. Wal-Mart también elevó su dividendo.

Sus acciones subían 1 por ciento en las primeras operaciones en Wall Street.

Walmart U.S. -la unidad más grande de la compañía- ha registrado un tibio comienzo de febrero que su presidente ejecutivo, Bill Simon, atribuyó mayormente a un retraso en las devoluciones de impuestos. La compañía espera que las ventas de Walmart U.S. en las tiendas abiertas por al menos un año, conocidas como ventas comparables, sean estables durante el primer trimestre.

En el mismo período del año anterior, las ventas comparables subieron un 2.6 por ciento.

""Confiamos en que nuestros precios bajos van a continuar resonando a medida que las familias se ajustan a menores ingresos y mayores precios en la gasolina"", señaló Simon en un comunicado.

Los esfuerzos como la extensión de sus programas de pagos para clientes y la igualación de precios de sus competidores atrajeron a clientes durante la competitiva temporada de fin de año, pero las ventas comparables de Walmart U.S. subieron sólo 1 por ciento en el cuarto trimestre.

La empresa había anticipado un crecimiento de 1 a 3 por ciento y los analistas esperaban en promedio un alza de un 1.5 por ciento. En el mismo período del año anterior, las ventas comparables subieron un 1.5 por ciento.

Aún así, Wal-Mart dijo que su mayor unidad ganó participación de mercado en las principales categorías de alimentos, salud y bienestar y medicinas sin receta, así como en entretenimiento y juguetes, que suelen ser los más vendidos a fin de año.

Reuters