13 de junio de 2013 / 04:34 p.m.

Londres• El Royal Bank of Scotland (RBS), propiedad del estado británico en un 81 %, anunció hoy 2 mil nuevos despidos en los próximos 18 meses, después de informar de la marcha en diciembre de su consejero delegado, Stephen Hester.

El banco indicó que esos despidos, que elevan a 41 mil los puestos de trabajo suprimidos desde 2008, se ejecutarán en su rama de banca de inversión en todo el mundo, que quedará reducida a 9 mil empleados.

La operación supondrá una reducción de costes de los actuales 2 mil 900 millones de libras (3 mil 400 millones de euros, 4,541.8 millones de dólares) -ya rebajados de 5 mil 800 millones de libras (6 mil 800 millones de euros, 9,083.6 millones de dólares) en 2008- a 2 mil millones de libras (2 mil 350 millones de euros, 3,132.2 millones de dólares).

Con el anuncio ayer de la marcha de Hester, que ha dirigido la reestructuración del banco desde 2008, y de la nueva tanda de bajas las acciones del RBS se desplomaron un 6 % en la Bolsa de Londres, entre temores de que pueda truncarse el plan trazado hacia la privatización del banco.

El Gobierno británico quiere devolver al sector privado al Royal Bank of Scotland, intervenido durante la crisis crediticia de hace cinco años, si bien asegura que todavía no hay un calendario.

El anuncio de los despidos se produce cuando el Consejo de Administración aún no ha anunciado un sustituto para Hester, a quien, tras haber saneado el banco, se quiere reemplazar por otra persona que lidere la privatización.

El presidente del RBS, Philip Hampton, ha indicado en una conferencia telefónica con periodistas que la determinación del Tesoro, dirigido por el ministro de Economía británico, George Osborne, de acelerar en 2014 la privatización del banco "forzó la transición", es decir, la marcha de Hester.

El consejero delegado saliente recibirá el equivalente de doce meses de paga y beneficios valorados en 1.6 millones de libras (unos 1.8 millones de euros, 2 mil 819 millones de dólares) así como ganancias potenciales en concepto de acciones por valor de 4 millones de libras (4.7 millones de euros, 6.2 millones de dólares), parte de un programa de incentivos.

Hester afirmó ayer que "aunque liderar ese proceso sería el final de un capítulo increíble" para él, "lo ideal es que la empresa esté liderada por alguien que se encuentre al comienzo de su viaje"

EFE