13 de julio de 2013 / 03:52 p.m.

México • El Banco de México (Banxico) mantuvo sin cambio, en 4.0 por ciento, la tasa de interés interbancaria a un día, al considerar la evolución de la inflación y sus perspectivas, la importante desaceleración que ha mostrado la economía mexicana, la fragilidad externa y la volatilidad en los mercados financieros internacionales.

También considera que la postura de política monetaria es congruente con un escenario en el que no se anticipan presiones generalizadas sobre la inflación y en el que se prevé que el ritmo de expansión del gasto en la economía sea acorde con la convergencia de la inflación en el mediano plazo hacia el objetivo permanente de 3 por ciento.

En todo caso, el banco central estará atento a las implicaciones que sobre las previsiones para la inflación tengan tanto la evolución de la actividad económica como la postura monetaria relativa de México frente a otros países.

Asimismo, el Banxico también vigilará que los cambios en precios relativos continúen sin tener efectos de segundo orden que afecten la dinámica de la inflación. Todo lo anterior, con el fin de estar en condiciones de responder, en su caso, para alcanzar el objetivo permanente de inflación ya señalado.

Al respecto, analistas de Monex Casa de Bolsa consideraron que el resultado de la tasa de referencia estuvo en línea con lo esperado y comentaron que el balance de riesgos para la inflación ha disminuido, pero el riesgo a la baja en el crecimiento ha aumentado, por lo que el comunicado tuvo un sesgo laxo (dovish).

Por su parte, Banorte-Ixe Casa de Bolsa también coincidió en que el tono del comunicado fue bastante laxo, aunque no lo suficiente como para sugerir una reducción en la tasa de referencia en el futuro cercano.

Por otra parte, el banco central espera que el ritmo económico aumente en la siguiente mitad del año; sin embargo, a la luz de la rapidez y profundidad con la que se ha dado la desaceleración de la economía, los riesgos a la baja para la actividad económica en México se han elevado.

Banxico señaló que la desaceleración de la economía mexicana que se ha venido registrando desde la segunda mitad de 2012 se acentuó de manera importante en el segundo trimestre de 2013, como reflejo de una considerable desaceleración de las exportaciones y de la debilidad en el gasto interno, lo que originó que diversos indicadores de holgura se hayan ampliado.

El organismo central destacó que ante la expectativa de los cambios en la política monetaria de Estados Unidos, el peso se depreció y las tasas de interés, en particular las de largo plazo, aumentaron considerablemente; no obstante, ambos ajustes se dieron de manera ordenada y no han afectado las expectativas de inflación ni la prima por riesgo inflacionario.

Por último, el organismo dirigido por Agustín Carstens señaló que en EU los pronósticos de crecimiento económico para el año se han continuado revisando a la baja; en la zona euro la actividad económica sigue mostrando señales de debilidad, y el crecimiento de las economías emergentes se ha desacelerado más de lo previsto, en particular en Asia. En resumen, prevalecen riesgos a la baja para el crecimiento económico mundial, por lo que, aunado a menores precios de las materias primas, se anticipa un panorama de inflación mundial baja.

Mayor producción industrial

La producción industrial registró en mayo un aumento de 0.5 por ciento a tasa anual, pero al interior del indicador se observó una caída de -2.2 por ciento en la industria de la construcción, la cual se originó por menores obras relacionadas con la edificación y la construcción de obras de ingeniería civil u obra pesada, lo que sugiere un menor gasto de gobierno en este rubro.

La inversión en construcción puede mantener un menor dinamismo en el segundo y tercer trimestre del año, debido a menores expectativas de crecimiento económico para México. Estas perspectivas han originado que las empresas del sector disminuyan sus proyectos de inversión, por lo que las estimaciones en cuanto a ingresos y utilidad de las compañías también han ido en descenso.

Por su parte, la industria manufacturera aumentó 2.2 por ciento y la electricidad, agua y suministro de gas por ductos al consumidor final 0.1 por ciento año contra año. El resultado de la producción a tasa anual estuvo por debajo del aumento de 3.3% registrado el mes anterior, pero contrario a la estimación del mercado, que esperaba una disminución de -0.4 por ciento. (Silvia Rodríguez/México)

SILVIA RODRÍGUEZ