7 de marzo de 2013 / 04:24 p.m.

El Banco Central Europeo (BCE) revisó este jueves a la baja sus previsiones de crecimiento en la zona euro en 2013 y 2014, según datos presentados por su presidente, Mario Draghi, en rueda de prensa.

La BCE prevé que el PIB se contraiga 0.5 por ciento este año, (en lugar de contraerse un 0.3 por ciento, como preveía anteriormente) y que crezca 1 por ciento en 2014 (en lugar de 1.2 por ciento).

""Datos e indicadores recientes indican que la actividad económica debería estabilizarse en la primera parte del año"", recalcó Draghi.

Además, el BCE mantuvo su previsión de tasa de inflación de 1.6 por ciento en 2013, pero revisó a la baja su previsión para 2014 (1.3 por ciento en lugar de 1.4 por ciento).

""Las perspectivas de inflación nos permitirán mantener una política monetaria acomodaticia"", estimó Draghi.

""Las expectativas de inflación para el área del euro siguen firmemente ancladas, en línea con nuestra previsión de mantenerla por debajo pero cerca del 2 por ciento en el mediano plazo. En general, esto permitirá que nuestra política se mantenga en niveles expansivos"", añadió.

El BCE dejó este jueves su tasa principal sin cambios, al 0.75 por ciento, el menor nivel de su historia.

Draghi también dijo que la incertidumbre política en Italia después de las legislativas de finales de febrero no tuvo repercusión en otros países ni en los mercados financieros.

""Después de cierto nerviosismo inmediatamente después de las elecciones, los mercados volvieron más o menos a su nivel de antes"", declaró. ""Por el momento, los mercados se dejaron impresionar menos que los responsables políticos y que ustedes"", dijo a los periodistas durante una conferencia de prensa en Fráncfort.

La fragmentación en los mercados financieros de la zona del euro ha retrocedido, aseguró el presidente del BCE, quien dijo que en algunos momentos ha sido un obstáculo para la transmisión de la política monetaria.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de gobierno del organismo, Draghi dijo que ""la fragmentación ha mejorado, ha retrocedido"".

Explicó que los bancos de la eurozona han devuelto 224 mil 800 millones de euros del efectivo que la entidad les prestó a tres años a finales de diciembre de 2011 y de finales de febrero de 2012.

""Estas devoluciones reflejan mejoras en la confianza de los mercados financieros en los últimos meses y un retroceso de la fragmentación de los mercados financieros"", añadió.

Draghi también señaló que ""nuestra política monetaria seguirá siendo expansiva con la modalidad de adjudicación plena de liquidez"" en las operaciones de refinanciación principal.

— AGENCIAS