13 de enero de 2013 / 11:13 p.m.

Ciudad de México • Los hogares con mayores ingresos en México son los que más se benefician del apoyo o subsidio a las gasolinas, pues son los que realizan un mayor consumo de estos combustibles, señaló la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En el Informe Semanal de su Vocería expuso que, según la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de 2010, el decil de menores ingresos recibe sólo 1.6 por ciento del apoyo que destina el gobierno para reducir la brecha entre los precios domésticos e internacionales.

En tanto, 10 por ciento de los hogares con mayores ingresos concentra más de 30 por ciento de este apoyo o subsidio, señala en la nota informativa "El desliz mensual en el precio de las gasolinas en México".

Destaca que uno de los objetivos de la actual administración es hacer un gasto más progresivo que beneficie a los sectores más vulnerables de la población, por lo que los ajustes al los precios de las gasolinas y el diesel contribuyen a lograrlo.

Además, el desliz mensual en los combustibles ayuda a reducir la brecha entre los precios domésticos e internacionales, lo que es fundamental para evitar un deterioro de las finanzas públicas del país.

"A través de la aplicación de la política de ajustes graduales de precios a las gasolinas y diesel, la administración del presidente Enrique Peña Nieto refrenda el compromiso de preservar unas finanzas públicas sanas", resalta la dependencia.

Ello, a la vez que elimina de manera progresiva un beneficio captado principalmente por los hogares de mayores ingresos.

Durante la última década, el precio del petróleo en el mercado internacional ha presentado variaciones al alza, debido a la mayor demanda que han realizado economías emergentes como China e India.

Refiere que hoy aún existen problemas de confianza sobre las principales economías avanzadas, por lo que el país debe preservar la fortaleza de las finanzas públicas y brindar certidumbre a los mexicanos.

Para ello se ha llevado a cabo una política de desliz gradual a los precios de las gasolinas y diesel, apoyos con los cuales se busca atenuar el impacto de los incrementos en los precios internacionales de estos combustibles sobre las finanzas de las empresas y el bolsillo de los hogares.

Precisa que esos apoyos son parte del presupuesto público con el que cuenta el gobierno federal para sus programas de gasto, por lo que el reducir la brecha entre los precios domésticos e internacionales es fundamental para evitar un deterioro de las finanzas públicas.

La SHCP expuso que en Estados Unidos y países de Europa, así como en muchos otros, los precios de las gasolinas fluctúan de acuerdo con los precios internacionales del petróleo, y sus incrementos pueden implicar ajustes abruptos al alza en los precios de las gasolinas.

En el caso de México, la política de deslices periódicos y graduales que se aplican desde hace 20 años ha logrado suavizar los cambios en los precios internacionales del petróleo, lo que permite que el incremento en los precios de las gasolinas en el mercado doméstico sea menor en promedio de lo que se observa en los mercados internacionales.

Por ejemplo, en junio de 2008, se observó el mayor diferencial entre los precios de México y de Estados Unidos, siendo éste de 2.97 pesos por litro para la gasolina, y de 6.67 pesos por litro para el diesel.

En la actualidad se observa que los precios de las gasolinas y el diésel en Estados Unidos son 15.4 por ciento mayores que los precios en México.

En este contexto, apunta la Secretaría de Hacienda, durante 2012 el ajuste en el precio de las gasolinas en México fue de 10.2 por ciento y 6.5 por ciento para las gasolinas Magna y Premium, respectivamente, equivalente a un crecimiento mensual de 0.9 y 0.6 por ciento en promedio, en ese orden.

En tanto, el precio del diésel se incrementó en 9.8 por ciento durante el año pasado, equivalente a un crecimiento mensual promedio de 0.9 por ciento.

El diferencial de precios en gasolinas y diésel de México y Estados Unidos hizo que el año pasado el apoyo asociado a dichos combustibles ascendiera a 206 mil millones de pesos a noviembre.

"Si bien la política de ajustes graduales de precios de las gasolinas y el diesel atenúa el impacto de los incrementos de los precios internacionales, este diferencial provoca un precio inferior al que se observaría de otra manera", puntualiza.

La dependencia señala que esto ha generado que en México se realice un consumo per cápita de gasolinas mayor al de otros países de un nivel de desarrollo similar e incluso que algunas naciones industriales.

Así, el consumo per cápita de gasolina en México es mayor en 22 por ciento que el de Alemania, 71 por ciento que el de Italia, 103 por ciento al de Chile, 141 por ciento al de España y Francia, 192 por ciento al de Argentina y 242 por ciento al de Brasil.

NOTIMEX