25 de marzo de 2013 / 10:38 p.m.

Nueva York  • Un avión 787 Dreamliner de Boeing despegó el lunes para realizar un vuelo de dos horas que busca probar que el sistema de baterías de iones de litio cumple con las normas de seguridad, un paso clave para poner fin a la prohibición de vuelo que pesa sobre las aeronaves.

En caso de tener éxito, el vuelo de dos horas permitiría a Boeingdesarrollar un segundo vuelo "en los próximos días" que recogería información que será enviada a la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés), dijo el portavoz de la compañía Marc Birtel.

La FAA y otros reguladores decidieron a mediados de enero que los Dreamliner no podían volar tras incidentes con las baterías en dos aeronaves.

El vuelo del lunes sería utilizado para comprobar que todos los sistemas del nuevo modelo de avión funcionan según su diseño, dijo Birtel.

El primer vuelo de prueba de Boeing despegó a las 1911 GMT desde Paine Field en Everett, Washington.

La reanudación de los vuelos sería un gran éxito para Boeing, que está perdiendo unos 50 millones de dólares a la semana mientras su flota de 787 está detenida, y para las aerolíneas, que no pueden programar viajes con estos aviones.

Boeing tampoco puede entregar nuevos 787 a sus clientes mientras dure la prohibición, pese a que sigue adelante con la construcción de las naves.

Fuentes de Boeing dijeron que podrían volver a volar el 1 de mayo, pero algunos expertos señalaron que el proceso podría ser más largo.

Una vez que la información del vuelo sea analizada, Boeing dijo que preparará una exhibición en tierra y en vuelo con la intención de certificar los cambios propuestos por la compañía para el sistema de baterías, un paso clave hacia la obtención del permiso de la FAA para poder volver a volar el Dreamliner.

Birtel dijo que no estaba claro si el vuelo de prueba para la FAA sería el fin de las pruebas de Boeing sobre el nuevo sistema de baterías, que fue dado a conocer el 15 de marzo en Tokio.

Las pruebas se desarrollan en laboratorio, en aviones en tierra y en vuelo.

Mientras, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés) dijo que llevaría a cabo un foro el 11 y 12 de abril para examinar el diseño y desempeño de las baterías de iones de litio, después de la revisión iniciada tras los fallos ocurridas en dos 787 Dreamliner en enero.

El organismo analizará el diseño y el desarrollo de las baterías de iones de litio, cómo se regula su uso, la fabricación y la utilización y seguridad de ese tipo de baterías en varias clases de transporte.

La FAA ordenó dejar en tierra los 50 aviones 787 en todo el mundo en enero, tras los fallos detectados en un avión aparcado en Boston y otro que tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en Japón.

REUTERS