26 de agosto de 2013 / 07:44 p.m.

Weidmann criticó de nuevo en Berlín que el programa de compra de deuda soberana del Banco Central Europeo (BCE) ha debilitado esa responsabilidad.

""No es ningún secreto que veo de forma crítica sobre todo el programa de compra de deuda soberana. Si los bancos centrales del Eurosistema compran deuda soberana de algunos países con una solvencia mala, se reparten los riesgos de una política presupuestaria poco sólida a todos los países de la zona del euro"", dijo Weidmann.

Añadió que la política monetaria ya ha contribuido notablemente a evitar una escalada mayor de la crisis y ha entrado en terrenos desconocidos y peligrosos.

De este modo la política monetaria debilita el principio de la responsabilidad propia y practica una redistribución sobre la que sólo puede decidir la política presupuestaria.

""Únicamente los parlamentos y los gobiernos están legitimados democráticamente para esa redistribución", puntualizó el presidente del Bundesbank en una conferencia de embajadores alemanes, bajo el lema "Europa en el mundo"".

El presidente del BCE, Mario Draghi, mostró hace un año la disposición a comprar en el mercado secundario cantidades ilimitadas de deuda soberana de países con dificultades de financiación.

El BCE todavía no ha ejecutado ninguna compra, pero el mero anuncio del compromiso ha sido suficiente para apaciguar a los mercados financieros.

Weidmann recordó que el Bundesbank criticó en el boletín mensual de agosto las últimas decisiones del Ecofin (Consejo de Ministros de Finanzas de la UE) respecto a los procedimientos de déficit para España, Francia, Eslovenia y Chipre, países a los que se han prolongado los plazos de ajuste respecto a lo establecido por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

""Un debilitamiento así sólo debería producirse en casos excepcionales bien argumentados porque las exigencias estructurales de consolidación se debilitan y se aplazan al futuro"", alertó.

Según el presidente del Bundesbank, que es también miembro del consejo de gobierno del BCE, ""la deuda soberana debería ser tratada a medio plazo como otro tipo de deuda o créditos a empresas, ya que la suposición vigente hasta ahora de que la deuda soberana carece de riesgo contradice el principio de responsabilidad propia y las experiencias recientes"".

""Mediante una ponderación de riesgo adecuada subirían los rendimientos de Estados que no son sólidos y se encarecería su financiación. El mecanismo de funcionamiento del mercado pediría a esos gobiernos una disciplina fiscal mayor"", apostilló Weidmann.

EFE