25 de julio de 2013 / 01:40 p.m.

Moscúo-Washington• La burocracia rusa frustró anoche las esperanzas del ex contratista de la CIA Edward Snowden de convertirse por fin en un hombre libre, ya que los servicios migratorios no le habían dado, hasta esta madrugada, autorización para que abandonara el aeropuerto moscovita de Sheremetievo.

“Nadie le ha denegado nada. Solo que la tramitación de su solicitud de asilo temporal se alarga en el tiempo. Edward sufre, pero se muestra comprensivo con la situación”, dijo ayer Anatoli Kucherena, asesor legal del fugitivo estadunidense.

Todas las informaciones apuntaban a que Snowden abandonaría ayer sin mayores dilaciones su estancia en la zona de tránsito del aeropuerto, donde la víspera cumplió un mes de confinamiento.

De hecho, se comunicó que Snowden había recogido ya todas sus pertenencias y que “en cuestión de horas” cruzaría el control de aduanas y sería al fin un hombre libre.

Por ese motivo, Kucherena y decenas de periodistas se congregaron desde la tarde de ayer en la terminal E de Sheremetievo para asistir en vivo y en directo a la histórica salida del joven estadunidense.

“Él sigue aquí, en el aeropuerto. Vive aquí, en la zona de tránsito. Se encuentra en un estado de espera. Para él es muy importante recibir una respuesta. No voy a hablar de fechas, porque únicamente crearemos confusión”, apuntó.

Kucherena dijo que espera que la situación se arregle “en los próximos días”, evocando detalles relacionados con la “burocracia rusa”.

También recordó que para poder abandonar lo que él calificó de “arresto domiciliario” al que está sometido Snowden, éste tiene que recibir el acuse de recibo de su solicitud de asilo temporal por parte del Servicio Federal de Migración (SFM) de Rusia.

“Este certificado podría serle entregado en cualquier momento. Su solicitud aún está siendo estudiada por el SFM”, aseguró el abogado ruso.

En cualquier caso, el ex técnico informático de la Agencia Central de Inteligencia y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) está agradecido a Rusia y su intención actual es quedarse en este país a vivir, aunque tres países (Venezuela, Nicaragua y Bolivia) le ofrecieron asilo político permanente.

En ese contexto, el secretario de Estado de la Unión Americana, John Kerry, habló ayer por teléfono con su par ruso, Serguei Lavrov, a quien dijo que si Snowden regresa a EU “tendrá un juicio justo” e instó a Moscú a hacer “lo correcto”.

La vocera del Departamento de Estado, Jen Psaki, reveló en rueda de prensa que la conversación se produjo ayer. Pese a que Washington aún “espera una actualización del estatus exacto” de Snowden, “cualquier decisión que le permita salir del aeropuerto sería muy decepcionante”, dijo Psaki a los periodistas.

Añadió que EU ha cooperado con solicitudes rusas para que sus ciudadanos volvieran a Moscú, recordando que “no tenemos un tratado formal de extradición con Rusia, pero hemos hecho retornar a varios centenares, creo, de individuos a Rusia”.

A su vez, la Casa Blanca anunció que busca “aclaraciones” por parte del gobierno del presidente Vladimir Putin sobre la situación de Snowden, tras las informaciones contradictorias sobre su salida inminente del aeropuerto.

“Buscamos aclaraciones” de las autoridades rusas, dijo el vocero del presidente Barack Obama, Jay Carney, luego de trascendidos y desmentidos de que Snowden había recibido documentos para entrar a Rusia.

En los últimos días, la Casa Blanca se mostró evasiva sobre si se mantiene una visita de Obama a Moscú prevista para septiembre al margen de la cumbre del G20. El encuentro había sido anunciado en junio por ambos gobiernos.

Snowden pidió asilo temporal en Rusia alegando que teme ser torturado y condenado a muerte en EU. El experto en informática llegó a Moscú el 23 de junio procedente de Hong Kong y desde entonces se encuentra en la zona de tránsito del aeropuerto, porque Washington le retiró el pasaporte.

El estadunidense reveló, a través de la prensa, un sistema de secreto de control sobre líneas telefónicas e internet de millones de personas por parte de Washington, por lo que le acusan de espionaje.

Moscú rechaza extraditarlo a EU, pero le exigió que deje de dañar al gobierno de Obama con sus revelaciones.

AGENCIAS