9 de marzo de 2013 / 05:09 p.m.

Monterrey.- El consumo de Gas Licuado de Petróleo (GLP) decreció 35.5 por ciento en Nuevo León en los últimos años, sin embargo, aún así el uso de este combustible es superior al del Gas Natural Licuado (GNL), a pesar de que en el sector residencial este energético es más barato que el primero.

De acuerdo a estadísticas del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), las ventas internas de GLP en Nuevo León cayeron de 12 mil 100 barriles diarios a 7 mil 800 en el periodo de 1999 a 2012; lo que significa una caída del 35.5 por ciento.

"“Nuevo León es uno de los mayores consumidores de GLP"”, comentó en entrevista Octavio Pérez, director de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado de Petróleo (Amexgas).

Por el contrario, la demanda de GNL se incrementó en los últimos años en el Estado, pues de acuerdo a la Prospectiva de Gas Natural 2012-2026 que realiza la Secretaría de Energía (Sener), el consumo de este hidrocarburo creció de 2000 a 2012 un 142 por ciento.

Sin embargo, aún así el consumo de GNL en el uso residencial es menor al de GLP, a pesar de que el precio de un litro de licuado de petróleo es de 11.88 pesos, de acuerdo a la lista de precios al público de productos petrolíferos publicada por Petróleos Mexicanos (Pemex).

Mientras que el precio por metro cúbico de gas natural, cantidad que equivale a un litro según la Tabla de Conversiones de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), se ubica en un costo cercano a los 4 pesos.

Al respecto, Edgar Rangel, comisionado nacional de hidrocarburos, señaló que esta superioridad en el consumo del GLP se debe principalmente a la dificultad para traer al GNL del subsuelo a la superficie.

“"Es una paradoja, tenemos grandes recursos del subsuelo, pero no tenemos la capacidad de traer la molécula a la superficie"”, comentó durante una conferencia que se realizó el pasado martes como parte del seminario ‘El gas natural en México: una energía de futuro’.

"“Si queremos que México tenga vida, necesitamos llevar a la molécula a través de los ductos"”, agregó.

En opinión de Pérez, el crecimiento del consumo de GNL sólo se ha dado en el sector industrial, sobre todo, en las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE); y por el contrario, en el sector doméstico este aumento es marginal.

Aunque señaló que en el futuro podría darse un aumento en el consumo en el sector doméstico, debido a la posible construcción de dos ductos para transportar el hidrocarburo.

Y sobre el precio del GLP y su comparación con el del GNL, Pérez indicó que éste es un asunto de coyuntura, y que el licuado de petróleo es más estable en sus precios.

"“En el tema del gas LP el precio está controlada, cuando el precio internacional es más caro que el nacional, el gobierno lo subsidia, absorbe los incrementos y esto evita la volatilidad”".

“"Hace tres años era un caso muy diferente, la gente que contrató para su consumo doméstico (GNL), no podía pagarlo. Esto ha cambiado ahora, es un hecho que es más barato. Pero esto pasa por ciclos, la gente cuando usa gas natural, está sujeta a la volatilidad del mercado”", declaró en entrevista el director de la Amexgas.

‘Perspectiva debe cambiar’

Pérez señaló que la coexistencia de ambos combustibles es inevitable, principalmente porque el GNL no puede tener penetración en todo el país, debido a que “"depende de una red de ductos que es muy cara”".

“"Y creo que Monterrey, más que cualquier otra ciudad en el país es un ejemplo de la coexistencia del GNL y GLP. Esa fue una competencia falsa que nos fue impuesta por el Gobierno federal”".

"“En la administración federal pasada veíamos al Presidente Felipe Calderón y al Secretario de Energía, Jordy Herrera haciendo campaña para desincentivar el uso de GLP"”, dijo.

Señaló que el principal objetivo, tanto del Gobierno federal, como de los distribuidores de gas licuado de petróleo o natural debe ser “"gasificar al país"”, puesto que el 30 por ciento del consumo energético en la nación corresponde al uso de leña.

“"Ese debe ser nuestro verdadero reto y en eso nos vamos a ocupar durante esta administración. Aprovechar los excedentes, de la producción del GLP y GNL. Y hacer accesible a las familias mexicanas que no tienen recursos suficientes”".

DANIEL ANGUIANO