RUBÉN ALMAGUER
16 de octubre de 2016 / 12:51 p.m.

La gran actuación de los Rayos del Necaxa en el estadio universitario en calidad de visitante originó un estado que paralizó y electrocuto el entorno de los Tigres y Tuca Ferretti.

Los Auriazules entrenaron a puerta cerrada en el Volcán con un solo objetivo, cambiar el chip que les pueda permitir pensar y reaccionar el paso irregular e inestable del equipo tanto en la liga MX como en la liga de campeones de concacaf donde han ligado cuatro partidos sin conocer la victoria.

Tigres
Foto: Rubén Almaguer
aficion de tigres
Foto: Rubén Almaguer

Los titulares realizaron trabajo ligero que consistió trote ligero en la cancha por espacio de 40 minutos,informó el club.

Los de San Nicolás se preparan para encarar su último encuentro de la fase de grupos en el torneo de la Cancachampions ante el Herediano de Costa Rica donde buscará retomar el triunfo o un empate para así poder calificar a la siguiente ronda.

Los Ticos estarán arribando a la cuidad durante el día de hoy para mañana realizar el reconocimiento de cancha del Uni oficialmente.