RUBÉN ALMAGUER
20 de noviembre de 2016 / 02:50 p.m.

El cierre del torneo no fue con toque positivo para los Tigres, sin embargo la escuadra de Tuca Ferretti trabajo en domingo desde muy temprano para cambiar el chip de la fase regular de la campaña y actualizarlo con un formato que le permita solo pensar la busca del título de apertura 2016.

El encuentro ante el Querétaro no solo dejo una derrota en el Volcán que dolió para los hinchas auriazules, ya que durante los 90 minutos en la cancha dejaron una huella con toque de hospital con lesiones que resintieron algunos elementos del equipo
de San Nicolás.

El atacante argentino Lucas Zelarayán y el contención Manuel Viniegra terminaron el partido con una contusión en el tobillo izquierdo, el colombiano Luis Quiñones fue detectado con desgarre en el muslo derecho de segundo grado, motivo por el cual serán sometidos a una resonancia magnética completando un proceso de 48 horas después del encuentro para analizar a fondo los estudios médicos.

El mediocampista Francisco Torres resultó con una inflamación en la espalda entre el hombro y la nunca, y el defensa lateral Alberto Joshimar Acosta termino el partido con un calambre, estos dos últimos casos se restablecen y contarán con la disponibilidad para la fase de cuartos de final del
balompié azteca, informó una fuente del club.

Los felinos realizaron trabajo re generativo en el estadio Universitario con los titulares que jugaron en sábado y los elementos que no tuvieron acción trabajaron físico en el gimnasio de sus instalaciones.

Pese al descalabro en la última jornada del torneo con el encuentro perdido ante el Querétaro, la afición incomparable no deja el amor por su colores, un grupo de 20 aficionados se hicieron presentes a las afueras del inmueble nicolaita para alentar "vamos Tigres, por el campeonato " expresaba los fans a los jugadores felinos.

Algunos elementos como Andy Delort y el capitán Juninho así como Francisco Torres detuvieron la marcha de sus vehículos para atender a los incomparables con la fotografía del recuerdo y el autógrafo.

Es así como el sueño por tejer la quinta estrella a comenzado un camino con la ilusión de la afición y va de la mano con él propósito trazado por él plantel de los Tigres para cerrar el año con broche de oro y escribiendo con letras inmortales una historia incomparable.