RAFAEL RIVERA - @RAFADATOS
3 de diciembre de 2015 / 11:05 p.m.

En el empate de Tigres 0-0 ante el Toluca, el arquero Nahuel Guzmán se encargó de robar cámara en la parte final del encuentro, al ser amonestado por hacerse el dormido.

Al minuto 90 los ‘Diablos Rojos’ anunciaron la salida de Enrique Triverio del campo de juego, para ser reemplazado por Roberto Saucedo, movimiento que desató la reacción del ‘Patón’.

Ante la lentitud de Triverio para dejar la cancha, el guardameta se tiró al piso para hacer énfasis en la tardanza del atacante escarlata, lo cual desató la molestia del árbitro. Producto de ambas acciones, Guzmán y Triverio recibieron tarjeta amarilla.