5 de febrero de 2013 / 06:11 p.m.

Bruselas • La Comisión Europea (CE) propuso este martes reforzar la normativa contra el lavado de dinero y la corrupción en Europa, estrechando incluso la vigilancia a las personas con cargos políticos, en particular jefes de Estado y parlamentarios.

Las "dos propuestas" de la Comisión completan la legislación existente para combatir la delincuencia, la corrupción y el fraude fiscal.

"Las amenazas asociadas al blanqueo de capitales y a la financiación del terrorismo están en constante evolución, lo cual obliga a actualizar regularmente las normas existentes", indicó la CE en un comunicado al presentar las propuestas, que aún deben ser aprobada por el Parlamento Europeo y los Estados del bloque.

La idea es hacer "extensivas las disposiciones" a las personas del ámbito político, que ya estaban contempladas en disposiciones anteriores, explicó el comunicado.

"Quedan incluidas entre tales personas, en particular, los jefes de Estado, miembros del gobierno, parlamentarios, y miembros de los tribunales supremos", precisó.

Inspirada en una recomendación del GAFI (Grupo de Acción Financiero Internacional), el objetivo de las propuestas es impedir que el sistema financiero sea utilizado para lavar dinero, financiar el terrorismo o corromper.

Las medidas se aplicarán a las personas que reciban pagos en efectivo por bienes o servicios por un valor de 7 mil 500 euros (o superior). Hasta ahora, el umbral mínimo se situaba en 15 mil euros.

"La Unión está en la vanguardia de la lucha internacional contra el blanqueo del producto del delito. Los flujos de dinero negro pueden dañar la estabilidad y el buen nombre de nuestro sector financiero; el terrorismo, por su parte, sacude los cimientos mismos de nuestra sociedad", subrayó el comisario Comisario de Mercado Interior de la UE, Michel Barnier, en un comunicado.

"Nuestro objetivo es proponer normas claras que refuercen la vigilancia ejercida por bancos, abogados, contables y demás profesionales afectados", añadió.

La comisaria de Asuntos de Interior, Cecilia Malmström, ha insistido en que en "nuestra economía, no hay lugar para el dinero negro, ya proceda del tráfico de drogas, del comercio ilegal de armas o de la trata de seres humanos. Debemos asegurarnos de que la delincuencia organizada no pueda blanquear sus fondos a través del sistema bancario o el sector de los juegos de azar".

BRAULIO.CARBAJAL