10 de abril de 2013 / 12:27 p.m.

Monterrey • Cemex dio a conocer un acuerdo de colaboración con el Earth Engineering Center (EEC) de la Universidad de Columbia y City College of New York, mediante el cual el EEC realizará un estudio de un año sobre los efectos del ciclo de vida de utilizar combustibles alternos en la producción de cemento. El estudio se traducirá en una mejor comprensión del papel que juegan los combustibles alternos en la sociedad y en el medio ambiente.

“"Esta colaboración con el EEC subraya la urgencia por investigar combustibles alternos debido al incremento continuo de los precios del petróleo y el aumento de desechos en rellenos sanitarios"”, señaló Luis Farías, vicepresidente de Energía y Sustentabilidad de Cemex. “"La estrategia de combustibles alternos ha permitido a Cemex evitar la emisión de aproximadamente 2.5 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera al año"”.

El estudio, encabezado por los profesores Nickolas Themelis y Marco Casteldi, de la Universidad de Columbia y la Universidad de la Ciudad de Nueva York, respectivamente, se enfocará en tecnologías de combustión de residuos implementadas en hornos de Cemex en México y Estados Unidos.

“El estudio es de gran interés para el EEC debido a que la producción de cemento es el proceso basado en residuos y de alta temperatura más grande del mundo, por ello los hornos de cemento tienen un gran potencial para reducir la cantidad de desechos en rellenos sanitarios”, explicó el profesor Themelis. “Este estudio brinda la oportunidad al EEC de desarrollar un nuevo conocimiento adicional al que ha obtenido en la industria y tecnología de conversión de residuos a energía eléctrica”.

Desde 2005, Cemex ha invertido más de 175 millones de dólares adaptando su proceso de producción e instalando equipo para utilizar combustibles alternos en sus hornos de cemento. En 2012, Cemex logró una tasa de sustitución de combustibles alternos de aproximadamente 27 por ciento en su producción de cemento. Cemex se perfila para alcanzar su meta de 35 por ciento en su tasa de sustitución de combustibles alternos en producción de cemento para 2015.

La sustitución de combustibles fósiles por combustibles alternos resulta en numerosos beneficios, tales como la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero y la reducción del uso de campos abiertos para relleno sanitario, el ahorro en uso de combustibles fósiles y costos de energía más bajos.

REDACCIÓN