PATRICIA TAPIA
29 de agosto de 2013 / 03:10 p.m.

México • Cementos Mexicanos y Holcim llegaron a un acuerdo mediante el cual intercambiarán activos en Europa, con el propósito de elevar sus ganancias y mejorar su sinergia.

 

Cemex adquirirá las operaciones de la suiza Holcim en República Checa, además de activos que incluyen una planta de cemento con una capacidad para producir 1.1 millones de toneladas y 0.9 millones de toneladas de clinker, cuatro canteras de agregados y 17 plantas concreteras.

 

Con esta operación, la cementera mexicana espera que se genere una sinergia que produzca mejoras recurrentes en el flujo de operación de la empresa de entre 20 millones y 30 millones de dólares a partir de 2014.

“La República Checa es un mercado con una economía fuerte y perspectivas sólidas, por lo que anticipamos que adquirir estos activos fortalecerá la operación de Cementos Mexicanos en el país y en Europa Central”, informó la empresa.

 

Cemex tiene una participación de entre 3 y 4 por ciento, pero, de acuerdo con la empresa, con los activos que le compró a Holcim estima mejorar su posición en ese mercado.

 

Asimismo, Cemex venderá a Holcim sus activos que tiene en la parte oeste de Alemania; se trata de una planta de cemento y dos moliendas con capacidad total de 2.5 millones de toneladas y 0.9 millones de toneladas de clinker, un molino de escoria, 22 canteras de agregados y 79 plantas concreteras.

 

Como parte de estas transacciones, Holcim pagará a Cemex 70 millones de euros en efectivo.

 

También, las dos cementeras fusionarán sus operaciones de cemento, concreto y agregados en España, donde Cemex tendrá una posición mayoritaria de 75 por ciento de las operaciones combinadas en el país.

 

Este año Cemex hizo otro movimiento estratégico en su mercado de España, cuando alcanzó un acuerdo con Cementos Molins para la venta de sus activos de la fábrica de San Feliú de Llobregat, Barcelona, así como la actividad comercial desarrollada desde la misma, en una operación valuada en 40 millones de dólares.

 

Los movimientos de la cementera se han dado en el contexto de la severa crisis financiera que ha aquejado al país ibérico, principalmente en los últimos dos años; en su momento la multinacional señaló que esta desinversión le permitirá “generar los recursos necesarios para concentrarse en los mercados de mayor interés estratégico”, en el marco de su plan de viabilidad.

 

Con base en la información de Cemex, en 2012 la demanda de cemento en España bajó 80 por ciento, ya que después de que se consumieron 63 millones de toneladas de cemento en 2011, cayó a 11 millones.