POR EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
19 de junio de 2017 / 05:38 p.m.

La defensa ha sido la zona más estable desde que Ricardo Ferretti llegó a Tigres, cualquier persona con lo básico de conocimiento en la liga mexicana es capaz de recitar los cuatro elementos más habituales en los últimos seis años.

Entre lesiones, bajas de juego y convocatorias a la Selección, la lateral derecha es el área que más cambios ha sufrido. Los problemas empezaron con Israel Jiménez, que estaba haciéndolo de gran forma; incluso en algunos partidos resultaba ser el mejor de todo el encuentro; entendía muy bien las tareas tácticas del “lateral - interior” para atacar con más hombres, para apoyar al mediocentro, para tener más gente cercana al área, pero las lesiones llegaron.

Luego, Jesús Dueñas pasó del centro a la zona lateral, con apoyos bastante importantes de Danilinho quien jugaba aún en Tigres durante esa época. Hay que decir que eran actuaciones bastante aceptables, incluso Dueñas ha llegado a jugar como lateral en Selección mexicana, pero siempre se tenía la sensación de que no era lo ideal.

Estuvo el Guty Estrada, regresaba Israel Jiménez y la historia seguía siendo la misma. Llegó Luis “Chaka” Rodríguez y no era tan considerado, pero era uno más en esta zona. ¿Por qué tanta inestabilidad?

En medio de liguillas había cambios en la zona, durante las temporadas pasaba lo mismo. ¿Qué o quién era lo mejor para estar en esa zona? Incluso se fichó en el mercado de invierno a Luis Advíncula, un lateral bastante decente con buena temporada en Newell's, titular en la selección peruana, pero es que tampoco parecía ser suficiente y, además, también se lesionó.

Y después de todo, el poco considerado Rodríguez, tomaría la titularidad y no parece que la vaya a soltar más. Las jornadas hechas dentro de la Liga MX le valieron para ser considerado en la lista de jugadores para jugar la Copa Oro el próximo mes, y la confianza es tanta que Luis Advíncula, el fichaje de hace seis meses, se fue cedido a Lobos BUAP. Si soy honesto, 'Chaka' no era de mis jugadores favoritos de la plantilla, no sentía que le diera tanta seguridad a Tigres cuando él era titular, pero todo cambió y ahora me ha convencido de su calidad.

Ha jugado como volante en el 3-4-3 de la jornada 1 del torneo anterior frente a Santos, es capaz de interiorizarse para darle ayudas a los volantes centrales y desde ahí sacar tiros como el que terminó en gol frente a Querétaro. Lo que deja dudas es que en los “momentos importantes” ha quedado a deber, como en las finales de Pachuca y Chivas. ¿Alcanzará este próximo año su punto más alto y logrará mantenerse allí?

Puedes mandarnos tus comentarios al twitter de @edutorresr




lgw