REUTERS
10 de julio de 2013 / 04:45 p.m.

Pekín• China advirtió el miércoles sobre un panorama desalentador para el comercio luego de que la segunda mayor economía del mundo sorprendió a los mercados financieros al reportar una caída en las exportaciones y las importaciones, cuando se esperaba que ambas aumentaran.

Las cifras, que se conocen tras una campaña gubernamental contra la facturación falsa que había exagerado las exportaciones a principios de este año, probablemente plantearán nuevas inquietudes sobre el alcance de la desaceleración de la economía y la demanda global.

Los datos de junio, que mostraron que las exportaciones bajaron 3.1 por ciento respecto al año anterior y las importaciones cedieron 0.7 por ciento, ahora podrían reflejar la verdadera imagen de comercio, dijeron funcionarios de aduanas.

"China se enfrenta a retos relativamente severos en el comercio actualmente", dijo el portavoz de aduanas Zheng Yuesheng en una sesión informativa sobre las cifras comerciales de junio.

"Las exportaciones en el tercer trimestre lucen desalentadoras", declaró Zheng.

La agencia de aduanas dijo que los exportadores estaban perdiendo la confianza de cara a la debilidad de la demanda externa, el aumento de los costos laborales y la fortaleza de la moneda local, el yuan.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas MIAPJ0000PUS> ganaba 0.5 por ciento después de saltar hasta 1.2 por ciento a un máximo de una semana tras el reporte de las cifras comerciales.

La caída de las exportaciones fue la primera desde enero del 2012. Los economistas esperaban que las exportaciones aumentaran 4.0 por ciento y que las importaciones subieran 8.0 por ciento.

Los datos comerciales de China son volátiles y sufren distorsiones por el flujo de capitales especulativos por las fronteras del país. Las dudas sobre la precisión de las cifran han disminuido levemente desde que la oficina de aduanas y el regulador de comercio internacional lanzaron una campaña en mayo contra las falsas declaraciones de exportaciones.

Los datos de las aduanas mostraron que las exportaciones a Estados Unidos-el mayor mercado para los productos del país- cayeron 5.4 por ciento en junio respecto al año previo, mientras que las exportaciones a la Unión Europea bajaron 8.3 por ciento, según los datos de aduanas.

"Las sorprendentemente débiles exportaciones de junio muestran que la economía de China enfrenta una creciente presión a la baja por una opaca demanda externa", dijo Li Huiyong, un economista de Shenyin & Wanguo Securities en Shanghái.

China tuvo un superávit comercial de 27 mil 100 millones de dólares en junio, dijo la administración de aduanas, en línea con los 27 mil 000 millones de dólares que esperaban los economistas.

Los nuevos líderes reformistas de China han mostrado una gran tolerancia a un crecimiento más débil, aunque aún necesitan evitar las pérdidas generalizadas de empleos que podrían amenazar la estabilidad social.

Economistas esperan que el crecimiento anual de China se desacelere a 7.5 por ciento en el periodo de abril a junio, sin una recuperación a la vista aún, poniendo a prueba la determinación de los líderes de tolerar la situación en el corto plazo mientras continúan con sus esfuerzos por modernizar su economía por el bienestar a largo plazo.