CORTESÍA: LA AFICIÓN
13 de mayo de 2016 / 10:23 a.m.

Con el Clásico Nacional entre Chivas y América concluyeron los partidos de ida en los Cuartos de Final del presente Clausura 2016, donde el público en general vivió una serie de encuentros dignos de jornada uno de la fase regular, siendo el Clásico Regio entre Tigres y Monterrey el único que despuntó de entre los otros partidos.

Parecía que el Chivas vs. América sería un duelo donde podríamos ver al menos un par de anotaciones debido al momento que atraviesan ambas escuadras, o donde los dirigidos por Matías Almeyda buscarían cobrarse revancha de la derrota sufrida en la primera fase del certamen frente al odiado rival.

Al final fue el conjunto dirigido por Antonio Mohamed el único que mostró credenciales reales para catalogarlo como amplio favorito al título que aún ostentan los Tigres del 'Tuca' Ferreti.

La poderosa ofensiva comandada por Rogelio Funes Mori, Edwin Cardona, Carlos Sánchez y Dorlan Pabón, se adueñaron del siempre complicado Estadio Universitario en un juego donde también los locales tuvieron sus oportunidades de hacerse presente en el marcador, pero también ahí estuvo la figura inconmensurable de Jonathan Orozco, que a pesar de colaborar en el gol de Rafael Sobis, evitó cualquier tipo de reacción felina.

Dos goles en el primer tiempo, uno por cada bando, y otros dos tantos de La Pandilla en el complemento, emocionaron a aquellos que se dieron cita en El Volcán, y también a quienes siguen de cerca la Liguilla una vez consumada la eliminación de sus respectivos equipos.

Morelia y León apenas lograron un par de dianas que deja todo pendiente para el juego de vuelta en la casa de La Fiera, mismo caso el de Santos Laguna y Pachuca, quienes escatimaron en emociones y se olvidaron por momentos del futbol que los llevó a disputar la Liguilla. Los Guerreros salieron abucheados por su propia gente.

El Clásico Nacional. Un duelo donde el orgullo siempre está en juego independientemente del título en disputa, y cuyo silbatazo inicial pone punto final a días previos llenos de declaraciones por parte de ambas instituciones, no fue más que patadas y esbozos de buen futbol en el Estadio Chivas; un juego que terminó empatado sin goles y con un expulsado por bando, agrandando al árbitro César Ramos quien terminó siendo la figura del encuentro.

Con Monterrey como el único favorito para avanzar a las semifinales del campeonato, y para muchos, aspirante número uno al trofeo de campeón, se espera que la vuelta de los Cuartos de Final programada para este fin de semana ofrezca mayor atractivo y duelos a matar o morir.