ROBERTO FLORES | @betoflores67
7 de enero de 2017 / 06:26 p.m.

El campeón Tigres, representado en un cuadro alterno, tuvo un frío debut en el Clausura 2017 al empatar sin goles ante un Santos que no aprovechó sus mejores opciones de gol.

Apenas 13 días después de haber conquistado el campeonato del Apertura 2016, Tigres regresó a la actividad con un once en el que actuaron sólo dos titulares habituales.

Bajo una temperatura que rondó apenas los tres o cuatro grados, además de un viento gélido, los felinos enfrentaron a un Santos que no quiso aplazar este juego, como sí lo hizo Jaguares ante América, el otro finalista.

Juninho y Guido Pizarro fueron los únicos titulares que actuaron ayer, aunque Iván Estrada quien terminó actuando de inicio en la Liguilla también estuvo presente.

Ricardo Ferretti tuvo que echar mano del novato Luis Martínez para hacer la dupla de centrales, de hecho fue su debut en Primera División, mientras que el resto fue un equipo de jugadores de experiencia y que en cualquier otro equipo serían titulares.

Andy Delort fue el único delantero y tuvo Damián Álvarez y Lucas Zelarayán a quienes buscaron surtirle balones para buscar hacer daño al arco lagunero protegido por el ex rayado Jonathan Orozco.

Fue precisamente el francés quien tuvo la primera de gol apenas al minuto 4, cuando Luis Martínez peinó un córner y Delort remató de chilena saliendo desviado el balón.

Damián sacó un tiro complicado para Orozco al 18', pero el arquero atajó con algunos apuros. Santos empezó a apretar las salidas y en el medio campo provocando algunos errores felinos.
Julio César Furch y Jorge Tavares estuvieron cerca, al 30' y 31', con remates que pusieron en apuros a Enrique Palos.

El "Príncipe" Delort estuvo cerca en la mejor jugada del primer tiempo, ya al 42', a quitarse con gran movimiento a dos rivales, pero su disparo salió por un costado.

Para el complemento, el "Tuca" mandó al colombiano Julián Quiñones en sustitución de Iván Estrada, con lo que el"Chaka" Rodríguez pasó a la lateral derecha y sudamericano como extremo del mismo lado.

Lucas Zelarayán pasó a jugar atrás de Delort y apenas al 47' dio un aviso al entrar al área con balón controlado, pero disparó desviado. Santos mantuvo sus once de inicio y se antojaba para que "Chepo" de la Torre arriesgara un poco más.

Era claro que el grueso de los elementos felinos no tenían ritmo, fallaban pases y les costaba hilar jugadas, pero del otro lado no era mucho mejor, los laguneros dejaban mucho que desear, no se les veía ambición por ir a buscar la victoria y sobre llevaban las acciones.

Al 61' se dio el debut como local en Primera División de Jonathan Espericueta, en lugar del Gringo Torres, algo que había venido anhelando y pidiendo la afición felina.

De la Torre se decidió y mandó a uno de sus refuerzos estelares, Osvaldo Martínez al 70' por Djaniny Tavares en busca de más peso de media cancha al frente.

Lejos de llegar opciones de gol, los equipos trabaron el partido a medio campo y al 75' se dio una acción desafortunada para el novato Luis Martínez quien al disputar una pelota con Jonathan Rodríguez se lesionó y tuvo que salir de cambio.

Pizarro tuvo que meterse a la central con Juninho y Zelarayán bajó a la doble contención con Espericueta. Y al 79' estuvieron cerca en un centro de Luis Quiñones en línea de fondo que no pudo rematar Julián.

Santos toco la puerta al 80' en un tiro de Ulises Rivers que se estrelló en el travesaño, en el contrarremate Jonathan Rodríguez cabeceó a puerta, pero Pizarro salvó en la línea.

Tres minutos después Osvaldo Martínez dejó ir el gol al rematar desviado solo y de frente a la portería. Tigres no tenía contención, Espericueta y Zelarayán no podían y los visitantes estaban aprovechando.

El "Chaka" Rodríguez hizo estallar el grito en los 41 mil hinchas presentes mal sacar un disparo que se estrelló en el poste, dejando ahogado el grito de gol en la tribuna.

Las emociones no pararon y al 90' de nuevo el uruguayo Rodríguez dejó escapar el triunfo para Santos al estrellar un disparo en el poste ante la salida de Palos.

Al final no hubo más, Tigres terminó pidiendo un penal inexistente sobre Delort, mientras ls en laguneros no pudieron ganar un partido que no quisieron aplazar y alargaron la racha sin derrota ante los felinos desde el 2011.