Braulio Carbajal 
17 de junio de 2013 / 07:23 p.m.

 

Ciudad de México  • Comprar bienes de consumo a plazos se ha vuelto una práctica común y ha creado la percepción en el mexicano de que si no se paga a plazos entonces no se compra, la realidad es que esto resulta en adquirir una deuda de hasta 18 meses en diferentes productos y en ocasiones el bien comprado ya se agotó o se descompuso pero la deuda se mantiene.

En un comunicado, Alan Gómez, director de Soluciones de Inversión de Principal Financial Group México, señala que estar consciente de los hábitos financieros es primordial para gozar sin remordimiento del dinero y mantener una cartera sana.

“Debemos tener presentes aquellos hábitos que se pueden tornar nocivos para nuestras finanzas. Un ejemplo de este tipo de hábitos es el tan frecuente pago a plazos”, advirtió.

Gómez comenta que este tipo de compra puede ser una solución inmediata pero saber cómo liquidarlos es la verdadera clave para no acarrear una deuda mayor.

La clave está en tener presente que ahorrar no es imposible, y para poder adoptar una cultura financiera sana, es importante entender que comprar a plazos es posible si comprendemos los conceptos de ingresos y gastos encauzados de manera adecuada.

Entre los hábitos que el nuevo ahorrador debe comenzar a trabajar son principalmente ahorrar e invertir para diferentes propósitos y mantener una buena organización financiera.

Asimismo añade que el verdadero problema no es comprar a plazos o tener una tarjeta con un amplio límite de crédito, si no que la realidad es que se debe aprender a organizar los ingresos y gastos, para después pensar en metas financieras como ahorro recurrente, ahorro para el retiro, pago a plazos o compras de contado.