22 de mayo de 2013 / 03:12 p.m.

México • El presidente de la Asociación Fiscal Internacional, Manuel Tron, estimó que el gobierno dejó de recaudar 70 mil millones de pesos con la aplicación del programa de condonación fiscal Ponte al Corriente.

Según los cálculos del organismo, si se considera que el SAT ha obtenido con este programa 11 mil millones de pesos en recaudación, éstos equivalen apenas a 6.6 por ciento del total de recursos que pudo haber obtenido, si se considera inflación, multas y recargos que debieron cobrarse a los contribuyentes que se apegaron a este programa de condonación, que aplica para adeudos con el fisco anteriores a 2007.

Así, el directivo estimó que los adeudos pudieron haber alcanzado 164 mil pesos, de los cuales se pudo haber recuperado más de la mitad de esos recursos a través de juicios contra los contribuyentes debido a que, según datos del mismo SAT, este organismo ha ganado en los últimos ocho años 53 por ciento de los juicios que ha promovido contra contribuyentes morosos.

“"De los 164 mil millones de pesos de adeudos que se hubieran ganado, 53 por ciento sería equivalente a 87 mil millones, por loque se dejaron ir 70 mil millones de pesos por la urgencia del gobierno de recaudar más"”, destacó.

En conferencia de prensa, Tron dijo que este tipo de medidas será contraproducente en el largo plazo, pues sólo obedecen a un momento que busca aumentar la recaudación, en tanto se aprueba una reforma fiscal en el país.

En ese sentido, advirtió que la autoridad fiscal aumentará su presencia y medidas de recaudación sobre los contribuyentes, pues los programas a los que se ha comprometido el gobierno como el seguro para madres solteras, apoyo para adultos mayores, entre otros, exigen una mayor cantidad de recursos que en este momento no tiene el gobierno.

Tron, quien también se desempeña como abogado especializado en derecho fiscal, destacó que tan solo en el Plan Nacional de Desarrollo presentado este lunes por el gobierno federal se plantea la necesidad de aumentar la recaudación en tanto se aprueba una reforma fiscal, la cual, según el calendario del Pacto por México, se comenzará a discutir en el segundo semestre del año y de aprobarse, entraría en vigor en 2014.

“"Es evidente que vamos a vivir una época de gran exigencia fiscal y de mayor presencia de la autoridad. Mayor crecimiento en los programas de auditorías, nuevos programas de revisión, entre otras medidas. Mientras no haya una reforma fiscal no hay mucho más que hacer"”, comentó.

ANTONIO HERNÁNDEZ