1 de enero de 2013 / 08:52 p.m.

Ciudad de México  La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tuvo un buen año 2012, porque a pesar de un entorno altamente volátil y de incertidumbre por la situación económica y financiera internacional, recibió a nuevos jugadores y logró récords en montos emitidos.

Así, el mercado accionario mexicano se volvió uno de los más atractivos para los inversionistas apoyados por la estabilidad macroeconómica del país y por la confianza de que se logren en esta administración federal cambios sustanciales para la economía mexicana.

Analistas financieros confían en que continuará el atractivo de México e incluso se estima que el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), principal indicador accionario, podría situarse entre 47 mil 300 hasta 50 mil puntos.

Lo anterior, implicaría que el mercado accionario mexicano logre en 2013 ganancias de entre 9.0 y 15 por ciento respecto al cierre de 2012, de 43 mil 705.83 unidades; a nivel internacional, el rendimiento promedio nominal previsto para este año es de 10.2 por ciento.

Al cierre de 2012, la BMV logró una ganancia de 17.88 por ciento en término de pesos y de 26.76 por ciento en término de dólares (luego de que superó en 23 ocasiones niveles máximos históricos), por arriba de los mercados como Estados Unidos, Londres y Brasil. Con este resultado, se borraron las pérdidas de 3.82 por ciento que registró en 2011.

El presidente de la BMV, Luis Téllez, anticipó que México tendrá un buen año 2013 con un crecimiento por arriba de 3.5 por ciento, lo cual impulsará la llegada de nuevas empresas al mercado mexicano.

La Bolsa Mexicana tuvo buenas cifras en 2012 con 16 colocaciones e inscripciones accionarias por un monto de 94 mil 177 millones de pesos; aunque el número de ofertas y suscripciones fue igual al de 2011, el monto fue tres veces mayor al del año previo.

Entre estas ofertas destacó la colocación de Grupo Financiero Santander México, por un monto global de 52 mil 806.6 millones de pesos, siendo la colocación más grande en la historia de la BMV.

Por otra parte, después de un periodo de prueba del funcionamiento de los Fideicomisos de Bienes Raíces (Fibra) por parte de FIBRA UNO- el primer emisor en su tipo que arrancó el mercado en 2011-, llegaron dos nuevas emisoras que fueron FIBRA INN (FINN) y FIBRA Macquarie.

En total, las colocaciones de FIBRAS este año superaron los 25 mil millones de pesos, que se compara con los tres mil 615 millones del debut de FIBRA UNO en 2011; quedó pendiente la colocación de una tercera FIBRA que podría salir en las primeras semanas de 2013.

Respecto a emisiones de Certificados de Capital de Desarrollo (CKDes) en 2012 se llevaron a cabo nueve ofertas de este tipo, por un monto total de 18 mil 166.6 millones de pesos, lo que implicó un crecimiento de 180 por ciento respecto a lo reportado en 2011.

El mercado de deuda de mediano y largo plazo cerró el año con un monto colocado del orden de 240 mil millones de pesos, por arriba de los 222 mil millones registrados en 2011; en tanto, las emisiones de deuda de corto plazo superarían los 367 mil millones de pesos, aunque este monto aún estaría por debajo del nivel de 2009 de 379 mil millones de pesos.

Finalmente, en 2012 la BMV llevó a cabo la puesta en marcha del sistema MoNet, que fue criticado, debido a las interrupciones que tuvo como parte de su arranque, sin embargo, este programa elevó de forma considerable el monto operado en el mercado de valores.

— NOTIMEX