30 de abril de 2013 / 04:09 p.m.

Para contrarrestar las señales de desaceleración en la economía mexicana, urge una reforma financiera capaz de detonar el crédito a través de la banca comercial y el fortalecimiento de la banca de desarrollo, señaló Juan Pablo Castañón, presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Puntualizó que de poco sirve al país contar con una banca bien capitalizada si en los últimos años el financiamiento interno al sector privado como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) ha sido el equivalente a 26.2 por ciento, muy por debajo del promedio de América Latina que es cercano a 50 por ciento.

Respecto de la banca de desarrollo, dijo que en los últimos años ha disminuido su participación en el financiamiento a la economía, pues al cierre de 2012 el crédito otorgado por los bancos gubernamentales alcanzaba apenas 5.1 por ciento del PIB.

Consideró que para fortalecer los bancos gubernamentales se necesita la constitución de un Fondo Nacional de Garantías que destine 10 por ciento del Fondo Pyme, alrededor de 670 millones de pesos, en créditos a las empresas de menor tamaño.

Luis Moreno