MARTHA CEDILLO 
9 de agosto de 2015 / 08:59 a.m.


Una respuesta incomparable tuvo la segunda edición de la Carrera Tigres por los Niños efectuada ayer en los alrededores del Estadio Universitario y Ciudad Universitaria.
La fiesta deportiva inició desde temprano, con niños cargados o tomados de la mano de sus papás, que llegaron al punto de salida dispuestos a compartir tiempo de calidad en familia y respaldados por la organización del evento por el Club de Futbol Tigres y Grupo Multimedios.

Los colores amarillo y azul vistieron el estacionamiento del inmueble deportivo con los más de 10 mil participantes de forma conjunta en las distancias de 3, 2 y 1 kilómetros.
A las 8:00 horas sonó el primero de los tres disparos de salida. Oswaldo Batocletti fue el encargado de hacer sonar la “chicharra” para que los participantes de los tres kilómetros empezaran a consumir los primeros metros de esta distancia.

Según la distancia fue el número de participación y es que de iniciar con unos 2 participantes en los tres kilómetros, las largas filas se incrementaron en la prueba de dos y un kilómetro.
La estampa general para cualquier lado de la fila de la prueba del kilómetro fue padres cargando gustosos a sus pequeños, que vestidos con la playera de Tigres, banda en la cabeza e incluso lentes, esperaron el momento del disparo de salida.

El Astro Rey hizo tregua con los asistentes, apareció con su calor casi al final del evento, haciendo lucir aún más cada una de las distancias convocadas.
Así, el ambiente fue de fiesta, una fiesta incomparable que disfrutaron chicos y grandes.

La segunda edición de la Carrera Tigres por los Niños atrajo la atención de varios seguidores.