31 de mayo de 2013 / 01:02 p.m.

Cuernavaca.- • El cuidado de la piel, el ansia de mantener una buena salud, ha impulsado fuertemente el sector de la cosmetología, al grado de que este año prevén un crecimiento de por lo menos un 13 por ciento, y ya algunas empresas mexicanas comienzan a trabajar en la conquista del mercado latinoamericano, como primer paso para luego emigrar a Europa.

Una de las características de este ramo económico, es que se sustenta fuertemente sobre el trabajo de la mujer, ya sea empresarias o emprendedoras que buscan un ingreso extra para ayudar en sus hogares, y muchas veces terminan por convertirse en el principal ingreso familiar.

Gerardo Molina Polo, director general del Grupo AspidPro, empresa cien por ciento mexicana con 38 años en el rubro de la cosmecéutica profesional, explica que a pesar de la situación económica difícil, el ramo se mantiene con crecimiento de dos dígitos, por encima de la media nacional.

En el caso de su compañía, que tiene presencia en 27 estados de la república, la meta es ingresar al mercado internacional en los próximos años. “"El proyecto es llegar a entre siete y 11 países de Latinoamérica en los siguientes tres años"”, explica el ejecutivo.

Lo primero será hace una campaña intensa de medios de comunicación para posicionar sus productos, encaminados al cuidado de la piel, para luego emprender el crecimiento logístico en el extranjero.

El mercado europeo está en el futuro, pero aún no es el momento preciso, señala Molina Polo.

“"El mercado europeo es complejo, y las barreras de entrada son más complejas aún"”, por lo que optaron primero por consolidar el mercado latinoamericano, luego el estadounidense y finalmente enfocarse en Europa.

En el marco de la Reunión Anual de Franquiciatarios, celebrada en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, el director general de AspidPro señaló que como grupo, han tenido un crecimiento anual de 32 por ciento, gracias, principalmente, al desarrollo de franquicias, que en tres años, suma ya 46, con 20 franquiciatarios.

Es un concepto con amplia posibilidad de desarrollo, explica por su parte Patricia Coello Velasco, gerente de Franquicias de la empresa, al grado de que “las estadísticas que tenemos es de que quienes venden nuestro producto, han aumentado sus ventas entre en 300 y un 500 por ciento en el lapso de dos años”.

Estas franquicias, explica la gerente, son de tres tipos. El primero es como distribuidora, que permite instalar puntos de venta y capacitación para la gama de productos de AspidPro, que van dirigidos a profesionales de la belleza, como cosmetólogas, y cosmiatras.

El tecnológico, es el otro, dirigido al público en general interesado en el mercado de la belleza, que son centros de capacitación y formación de profesionales de la cosmética.El tercer giro de la franquicia son los Spas, dirigidos al público en general que desea tratamientos faciales, corporales y capilares con técnicas manuales avanzadas y no invasivas, con productos AspidPro.

Estas franquicias han representado una importante oportunidad para muchas mujeres, porque les da oportunidad de independizare económicamente, o bien, de incrementar los ingresos familiares, aunque al final, muchas de ellas terminan por ser el principal sostén de sus familias, dado el nivel de ingresos que perciben.

FRANCISCO ZÚÑIGA